Por David Dush

Traducido por Tom Wexler

Soy un payaso, uno que ve mucho sufrimiento y enfermedad y que trabaja del lado de la salud,

creando desorden en cualquier lugar ordenado, regresando el orden a los lugares que no lo tienen y continuando el juego a pesar de que sea tarde, esté oscuro y sea hora de dormirtodos los que conozco son mejores amigos, todos saben un nombre.

Él entró ayer con su hermano mayor, su pierna vendada y su pie amputado; él descansa en una cama dentro de la casa de campaña. ¡Increíble!

El médico (un hombre con una gran alma y lleno de amor) se voltea hacia mí,:vamos Dush, este niño es para ti. ¡Sí señor, como usted diga!

Y luego, como todas las veces anteriores, como todos los casos que por tanto tiempo han formado parte de una vida, decidí brincar del resorte de la vida.

Respiro, observo, actúo.

Enfoco todo mi ser hacia él, y así como si nada sus ojos encuentran los míos. No es una mirada tan clara, ¿seré yo uno de los extraños a su alrededor? aquellos con uniforme, batas y con objetos raros; pero él ve que yo luzco algo distinto, algo diferente, un poco raro e irreal. Eso es lo que soy.

Miro hacia atrás con una sonrisa y en un segundo conozco el diagnóstico, y luego comprendo que ese niño soy yo.

Una mirada traviesa, es un niño muy real, tal  como el momento que mira y lo único que ve es a mí , y que todo lo que tenemos alrededor es un enorme conjunto de enfermos, lastimados y oloreses ahora que estamos ambos en un momento que es tan fuerte como la vida.

Despacio me acerco y nuevamente actúo. Sorprendentemente me sonríe invitándome a

un mundo sin idiomas, donde todo es claro y no hay desacuerdos; de pronto nos encontramos en una pelea de espadas.

El olor a pies va y viene, amenazando con terminar el juego.

Lo bueno es que tengo una nariz roja grande que me protege de los olores, me aleja de los malos espíritus y desastres;  y aquí, uno de los doctores se convertirá en mi víctima; mientras se voltea saco un globo.

Se ríe ilimitadamente sin heridas y sin dolor, aquí solo es un niño eterno otra vez. Otra vez seguimos con la pelea de espadas sin reglas, él en cama y yo como una marioneta; verdaderamente somos amigos en esta vida.

Sabiendo que su pie fue amputado por la infección tuvieron que cortar un poco más por el ángulo de sus heridas, qué terrible es conocer esta información; y por el momento me despido, voy por un café y a fumar cuando de repente un médico grita: “¡Dush, lo vamos a llevar a cirugía! ¡Te necesitamos aquí!

Tiro mi café, apago el cigarro y corro hacia una nueva pero conocida experiencia; los doctores, y su hermano mayor entran a la cirugía también. Sin luces y con una silla de ruedas entró a la casa de campaña, lo colocan en la cama y todos los de alrededor olemos, escuchamos, hablamos historias distintas.

Él está dormido, salgo a respirar y 30 minutos después los médicos dicen: no lo operaron el día de hoy, esperarán hasta mañana. Los padres están todavía en la villa y mientras él duerme como bebé yo le acaricio la cabeza y rezo porque pueda soñar lo que más quiere en el mundo. Seguimos esperando a sus padres, todavía están en la villa y llegarán hasta mañana.

La noche termina con un día lleno de tremendas experiencias; llega la mañana con un gran sol, una carrera y esperando a sus padres todavía.  Él quiere jugar nuevamente y con un par de jeringas; nos echamos agua en la cara y somos amigos en esta vida mientras esperamos a sus padres.

Otro día termina y otra vez llega el momento cuando el doctor dice: operaremos en la mañana”… y yo digo “sí claro, gracias”. Muchas gracias doctor ustedes es increíble, es un gran hombre así como todos los que vinieron con usted, sí, usted el que está en el uniforme. Me quito el sombrero por usted y sonrío por dentro. Me siento privilegiado de estar aquí con usted, gracias ángeles por ser quienes son.

A nuestro alrededor están sucediendo varias cosas, es un ritmo loco y las grandes fuerzas no nos pueden detener. Tratamos de no olvidar lo que nos enseñaron a sentir y a absorber un montón de emociones.

Sí, soy un payaso entre la vida y la muerte de otras personas. La historia sin fin como la misma vida. Mañana podremos jugar sin reglas nuevamente.

Continuaremos creando y viviendo el ahora y sí, todavía estamos aquí. Pero eso es todo por hoy, deseo dormir y soñar con mi hermosa esposa y mi hermoso y sano hijo.

Gracias por escuchar.

Dush.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone