Shalom de Modiin, donde el clima se encuentra entre los  27 grados Celsius (80.6 grados Fahrenheit), ¡no está mal para febrero!

Es realmente sorprendente el enorme impacto que el clima puede tener en nuestra vida cotidiana. Después de haber vivido los primeros 50 años de mi vida en el Reino Unido, donde debí acostumbrarme a la llovizna interminable, a los días ventosos y a la nieve, con viento-frío que hace que se sienta como Narnia en su peor momento. (¡Lo admito, cuando era niña, mi mayor emoción hubiera sido traspasar mi armario y encontrarme en el reino mágico de CS Lewis!) A pesar de no aparecer en Narnia, Me siento afortunado de vivir en Israel hoy. Onda los veranos son más largos y soleados!

Aly con su esposo y sus dos hijas

La semana pasada celebramos Tu B’Shvat, el Año Nuevo judío para los árboles. Este festival generalmente se lleva a cabo en invierno, y sin embargo, mientras dure antes de que el clima cambie nuevamente, hoy es definitivamente un día de primavera. A diferencia de Narnia, donde los árboles están permanentemente envueltos en nieve, los que están en los terrenos del Centro Médico Hadassah están mostrando señales esperanzadoras de que la temporada de primavera está a la vuelta de la esquina; en algunos de ellos ya comienzan a aparecer sus primeras primeras flores y hojas verdes.

Febrero es ese mes extraño que, incluso cuando era niña, estaba fascinada con sus 28 días (y 29 en un año bisiesto). Del mismo modo que muchas personas también usan la temporada de primavera como para hacer algunos cambios en sus vidas, el Hospital Hadassah está haciendo lo mismo.

La semana pasada pasé una mañana en Hadassah Har haTzofim (Monte Scopus, también conocido como “Hermano pequeño”) y vi muchos cambios desde mis últimas visitas allí a fines del verano. Muchas de las oficinas han sido cerradas, y las ventanas tapiadas nos dicen que la remodelación se completará pronto. Aunque aún no se menciona el año de finalización, pero se espera su finalización en noviembre de 2018. De cualquier manera, es una señal positiva de que, a medida que los servicios de Hadassah continúan desarrollándose para satisfacer las necesidades de sus pacientes.

También se están haciendo arreglos en el Hospital Hadassah Ein Kerem (también conocido como “Hermano grande”), donde fui admitida por una semana en diciembre de 2017 para investigar sobre mi equilibrio y “bamboleos”. Un nuevo departamento de óptica pediátrica abrirá próximamente, el departamento de óptica principal se ha ampliado recientemente, y el registro de pacientes se traslada a una nueva área. Ahora un paciente debe de recolectar un boleto numerado y esperar a ser llamados para registrarse.

Excavaciones de la nueva linea del tren

He sido increíblemente afortunada de que mi maravilloso esposo, Louis, que es verdaderamente mi héroe, haya estado presente para llevarme a cada cita en Hadassah, ya que llegar allí en transporte público no es tarea fácil. Sin embargo, ahora esto está a punto de cambiar con la noticia de que el Tren llegará hasta el hospital. La construcción acaba de comenzar, con muchos excavadores en el sitio. Los folletos sobre el nuevo tren en construcción están disponibles en hebreo, árabe, ruso e inglés, lo que refleja la población de Israel. Hablan de un proyecto de construcción de tres años. No esperaría verlo funcionando antes de que pasen al menos cinco años.

Gracias al excelente tratamiento que he tenido el privilegio de haber experimentado en tantos departamentos, espero que 2018 sea un año libre para pacientes hospitalizados. Espero que, como parte de sus “Resoluciones de Año Nuevo”, Hadassah aproveche la oportunidad para revisar los sistemas de citas para pacientes. Ya que en algunos departamentos, parece que todas las citas de la mañana se convocan a la misma hora. Esto puede causar que las salas de  espera este llenas de gente y pacientes descontentos, pero la frustración se ve facilitada por la paciencia del personal dedicado, manteniéndonos informados, y los voluntarios que endulzan nuestra espera con carritos cargados de golosinas.

En mi segundo blog de Hadassah, nombré a Miri, que se ofrece voluntariamente tres días a la semana para ofrecer golosinas a los pacientes desde su carrito. Me gustaría hoy nombrar a otro voluntario como mi último héroe: Annabelle (foto arriba), una veterana de los Estados Unidos, que una noche me visitó en mi cama en el pabellón de neurología, se sentó y bebió té conmigo, y sólo se quedo conversando conmigo. A veces, este tipo de pláticas puede ser tan poderosas como la medicina; es una oportunidad de desahogar sentimientos, expresar preocupaciones, reír o llorar. Gracias, Annabelle por estar allí justo en el momento correcto para mí.

Y entonces mi tratamiento continua. Sé que sin el cuidado y la atención del personal de Hadassah, mi vida podría ser muy diferente en este momento.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone