Conocida en las calles palestinas como “Malak”, (palabra árabe que significa ángel), Dalia Bassa, Coordinadora de Salud de la Administración Civil en la Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios, ayuda a salvar las vidas de cientos de niños palestinos al facilitarles el acceso para una atención médica israelí y a menudo en el Hospital Hadassah.

El número de teléfono celular de Dalia se va pasando de boca en boca y ella recibe llamadas a todas horas del día y noche. Ella tiene dos teléfonos celulares, uno regular israelí, y uno que puede recibir llamadas desde cualquier lugar de la Autoridad Palestina (AP). Lleva consigo ambos dispositivos donde quiera que vaya, lo que le permite ayudar de inmediato en cualquier caso en el que la vida de un palestino se encuentre en peligro y no se pueda salvar en un hospital de la Autoridad Palestina.

Existe el caso del bebé Moussa, por ejemplo, el Dr. Ibrahim Abu Zahira, quien está en un programa de capacitación en Hadassah, vio por primera vez al bebé en su clínica en Hebrón. El bebé apenas tenía pulso. Al descubrir que el bebé tenía un defecto de nacimiento, entendió que Moussa necesitaba ser operado inmediatamente. Llamó a la Prof. Azaria Rein, directora de Cardiología Pediátrica de Hadassah, quien fue su mentora en Hadassah. Una vez que la Prof. Rein confirmó el diagnóstico, el Dr. Abu Zahira llamó a Dalia, quien rápidamente arregló el traslado de Moussa a Hadassah. Como padre de Moussa, Dirar recuerda: “Dalia obtuvo todos los permisos y organizó el transporte. Todo fue rápido y sin problemas. Fue increíble. Ella también vino a visitar Moussa inmediatamente después de la operación “.

Solo 15 horas pasaron desde el momento en que se diagnosticó el defecto de Moussa hasta que fue operado en Hadassah.

Oficialmente, el trabajo de Dalia es coordinar los ministerios de salud palestino e israelí. Pero, en realidad, su rol abarca mucho más.

Lea la historia de imápacto de Dalia en Ynetnews

En la foto de arriba: Dalia Bassa en el Hospital Hadassah Ein Kerem con el Dr. Abu Zahira, bebé Moussa, y su padre, Dirar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone