En 1981, el Dr. Miguel Sánchez fue uno de los pocos residentes extranjeros de oftalmología en el Centro Médico Hadassah, y solo el tercer residente de Ecuador. Hoy, el hijo, sobrino y esposa del sobrino del Dr. Sánchez forman parte de una próspera comunidad latinoamericana en el programa de residencia de oftalmología de Hadassah.

“Está en nuestra sangre”, comenta el Dr. Diego Almeda, de 31 años, quien fue el primero en la familia en unirse a la cohorte de residentes en Hadassah. Aunque los padres del Dr. Almeda son abogados, su abuelo fundó Vistotal, uno de los primeros institutos oculares en la capital de Ecuador, donde todavía hoy practican sus tíos que fueron entrenados en Hadassah.

“Crecí jugando en la sala de operaciones de oftalmología”, dice el Dr. Almeda. “Fue mi patio de recreo. Así que supongo que no es una sorpresa que me esté especializando en la retina. Todavía amo la sala de operaciones y disfruto de todo tipo de cirugías de retina “.

El Dr. Juan Sánchez, el hijo del Dr. Miguel Sánchez y el primo del Dr. Almeda, estaba próximo a llegar. “Mis padres se capacitaron en Hadassah”, relata el Dr. Sánchez, de 31 años. “Crecí viendo su devoción por el cuidado de los ojos y decidí continuar sus pasos”.

Ecuador, un país con más de 16 millones de habitantes, tiene solo 372 oftalmólogos. La atención médica pública no incluye el cuidado de los ojos y más de 250,000 ecuatorianos son ciegos, muchos de ellos por causas prevenibles y tratables, como cataratas y glaucoma. 

Dr. Diego Almeda

Hadassah comenzó a capacitar a residentes extranjeros de oftalmología en 1961, con los primeros residentes que llegaron de América Latina en la década de 1970. Hasta la fecha, Hadassah ha entrenado a oftalmólogos de 40 países diferentes.

El programa de Hadassah tiene una duración de tres años, al igual que en los Estados Unidos, y muchos residentes extranjeros eligen quedarse un año más para especializarse como becarios. “Hoy estamos entrenando a una segunda generación de residentes de oftalmología de Ecuador”, señala el profesor Yaakov Pe’er, director inmediato anterior de oftalmología en Hadassah. “Creo que la primera generación está satisfecha con el entrenamiento”.

La Dra. Belen Quizhpe (foto arriba), de 30 años, creció en una familia estrictamente católica en una pequeña ciudad que se encuentra a 12 horas en auto de la capital. “Incluso como practicante médico, tuve que pensar dos veces antes de enviar a los pacientes a exámenes oculares porque son un gasto de bolsillo”, explica.

La Dra. Quizhpe originalmente planeó capacitarse como cirujana de trasplantes. Sin embargo, después de conocer al Dr. Almeda durante su entrenamiento médico, decidió seguirlo a Hadassah para una residencia en oftalmología y especializarse en trasplantes de córnea. “Solo nos conocimos en nuestro último mes juntos como pasantes”, dijo. “Pero nos enamoramos de inmediato. Diego sabía que quería seguir los pasos de su familia y entrenar en Hadassah. Seis meses después de que dejó Ecuador, lo seguí a Israel “.

Los residentes de oftalmología de Ecuador se aclimataron rápidamente a una cultura y paladar diferentes. La Dra. Quizhpe recuerda: “Cuando éramos pequeños, los garbanzos solo se servían como castigo para los niños que se portaban mal. ¡Me sorprendió que los garbanzos tengan un sabor tan bueno como el hummus!”

El Dr. Juan Sánchez planea estudiar la uveítis como un compañero en enfermedades oculares infecciosas en Hadassah antes de regresar a casa. “No hay muchos oftalmólogos en Ecuador y menos aún se especializan en enfermedades infecciosas”, dice. “En Hadassah, tengo acceso a excelentes instalaciones y tecnología y a las mejores personas, todos expertos en el campo”.

El profesor Pe’er señala: “Al capacitar a residentes extranjeros, estamos elevando la calidad del cuidado de los ojos a nivel mundial. Muchos de los graduados de oftalmología extranjera de Hadassah lideran el campo en sus países de origen y forman a otros médicos. A través de este programa, Hadassah ayuda indirectamente a millones de pacientes en todo el mundo “.