Gracias a los avances en la cirugía fetal, la espina bífida, un temido y devastador defecto de nacimiento ahora puede ser corregido desde el útero. Después de la formación multidisciplinaria de su equipo en Brasil, la Organización Médica Hadassah será la primera en introducir esta cirugía pionera en Israel.

En muchas ocasiones, cuando los padres se enteran que su bebé sufre de este defecto deciden abortar. Otros, para quienes el aborto no es una opción, se enfrentan a un futuro complicado donde saben que sus hijos tendrán graves problemas físicos y cognitivos, los cuales tendrán que afrontar durante toda la vida.

Tradicionalmente, para cerrar la columna vertebral y las membranas alrededor de la médula espinal, se llevaba a cabo una cirugía en la espalda el primer día de nacido del bebé. Sin embargo, la cirugía no elimina completamente las discapacidades físicas.

Como opción alternativa, en algunos centros médicos, se saca al feto del útero materno, se le opera y luego se le vuelve a meter nuevamente. “Sacar un feto del útero implica muchos riesgos, tanto para el bebé como para la madre”, explica el Dr. Moni Benifla, jefe de la Unidad de Neurocirugía Pediátrica de Hadassah. En consecuencia, Hadassah había decidido no llevar a cabo este procedimiento. Ahora, sin embargo, la opción de realizar la cirugía en el útero se ha convertido en una posibilidad.

Hadassah ya cuenta con un destacado servicio de Medicina Fetal, encabezado por el Dr. Yuval Gielchinsky, un experto de renombre mundial conocido como “el susurrador de los gemelos,” que ha salvado a cientos de bebés; muchos de ellos, gemelos, que comparten el suministro de la sangre y los han operado desde el útero.

El Dr. Gielchinsky, el Dr. Benifla y el anestesiólogo Yehuda Ginnosar han completado su formación inicial en Sao Paulo. Los tres comprenden un poderoso equipo.

Mi experiencia como neurocirujano pediátrico que trabaja con la endoscopia en zonas delicadas del cerebro es vital. El Dr. Gielchinsky y el Dr. Ginnosar tienen una enorme experiencia en la cirugía fetal. Para la formación, elegimos Brasil porque el aborto ahí es raro y hay más casos de espina bífida. El equipo de Hadassah, ampliado para incluir a una enfermera de quirófano, hará una visita adicional a Brasil antes de regresar a Hadassah para iniciar este tipo de cirugía a principios de 2016”dijo el Dr. Benifla.

De cara al futuro, el Dr. Benifla afirma: “esperamos tener, por lo menos, un caso al mes, de Israel y de los países vecinos, ya que tenemos una población conservadora en la que el aborto no es a menudo una opción permitida por la religión