En un esfuerzo por salvar las vidas de niños sirios que sufren de anomalías cardíacas complejas y que amenazan la vida, el Centro Médico Hadassah y el Centro Médico Baruch Padeh en Poriya-Tiberias han lanzado una colaboración única como parte del programa Good Neighbor de las Fuerzas de Defensa de Israel.

El Dr. Julius Golender, cardiólogo pediatra de Hadassah, que dirige la evaluación quirúrgica en el Hospital Hadassah Ein Kerem, se unió a los doctores de Baruch Padeh y al programa Good Neighbor de la IDF en Tiberíades, donde las madres sirias habían traído a sus hijos de Siria. Los doctores examinaron a los 17 niños y adolescentes, averiguaron qué tratamiento, si es que recibían alguno, en Siria, y luego determinaron que 14 de ellos podrían beneficiarse de una cirugía de corazón en Hadassah.

El Dr. Golender explica: “Haremos un diagnóstico inicial y elaboraremos un plan de tratamiento para cualquier niño o adolescente que necesite intervención cardíaca, ya sea cateterismo o cirugía, en el Hospital Hadassah”. Los niños sufren una gran variedad de anomalías cardíacas importantes, de acuerdo con el Dr. Golender, incluidos los defectos ventriculares y la transposición de las grandes arterias. Sus posibilidades de sobrevivir sin intervención médica son escasas.

“Hecho posible gracias al apoyo financiero del Centro Peres para la Paz, esta cooperación especial entre Hadassah y Baruch Padeh”, relata el Dr. Golender, “es importante y salvará las vidas de estos niños. Hadassah hará uso de nuestro Departamento de Cirugía Cardíaca Pediátrica y la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos indispensable para este proyecto humanitario especial. Mientras que los niños, algunos de los cuales nunca han sido tratados o examinados adecuadamente, vendrán a Jerusalén para la cirugía compleja y los cateterismos en Hadassah, recibirán atención de seguimiento en el Centro Médico Baruch Padeh en Tiberias “.

Para más detalles: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2140976115932525&id=254884921208330

Para ver un video en hebreo de los niños sirios que cruzan la frontera y son llevados a Hadassah para recibir tratamiento.