Shmuel Safra había estado esperando ansiosamente la boda de su hijo.

Desafortunadamente, poco antes de la fecha esperada, tuvo que someterse a una cirugía y se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos de Hadassah, incapaz de abandonar su cama. Cuando su familia se fue de su lado para asistir a la ceremonia, estaba muy molesto de que no pudiera asistir a la boda.

Sin embargo, el equipo de Hadassah vino al rescate. ¡Pudo participar en la boda a través de Skype! ¡Instalaron una computadora con un micrófono y una cámara junto a su cama!

“Sentí que estaba realmente en la juppa”, dijo con alegría.