“Rebecca tenía 18 años cuando llegó a la clínica de neuropsiquiatría del hospital Hadassah después de creer que había sufrido epilepsia durante 12 años”, dijo la Dra. Shiri Ben-Naim, Directora de la clínica. Rebecca vino de una ciudad en el centro de Israel.

Las convulsiones de Rebecca se habían vuelto más severas y frecuentes, a pesar de una docena de años de medicamentos para la epilepsia y un régimen estricto de conductas diseñadas para reducir las convulsiones. Y no es de extrañar. Un video de EEG, o electroencefalograma, administrado por técnicos de la clínica, mostró que no tenía actividad cerebral epiléptica.

“Cuando les dijimos a Rebecca y sus padres que las razones detrás de sus ataques eran emocionales y no epilepsia, la familia tuvo un momento difícil con la noticia”, informó el Dr. Ben-Naim. Su padre no podía creerlo. Su madre se sintió aliviada. Pero Rebecca estaba confundida. De repente, ya no tenía epilepsia.

Mientras que los expertos en la clínica trabajaron con Rebecca para determinar qué causó sus ataques y para capacitarla en cómo controlarlos, también brindaron orientación a sus padres. Sus medicamentos antiepilépticos fueron reducidos gradualmente. Además, Rebecca aprendió a identificar las señales de su cuerpo antes de sufrir una convulsión y qué herramientas podría usar para detenerla. Con tratamiento pudo hacer dos años de Servicio Nacional y continuar sus estudios en la universidad.

El Dr. Ben-Naim dijo: “Estamos orgullosos de ser considerados entre los líderes internacionales en este campo y de poder aplicar este nivel excepcional de atención a nuestros pacientes”.