Quitar flores del arbusto Prosopis Juliflora, en las zonas propensas a los mosquitos de la malaria en Malí, en África Occidental, disminuye la población local de mosquitos en casi un 60 por ciento, según un nuevo estudio dirigido por el Dr. Gunter Muller de la Escuela Hebrea Hadassah De Medicina, en colaboración con el Dr. John Beier, entomólogo de la Universidad de Miami Miller School of Medicine.

Estas plantas con flores proporcionan a los mosquitos azúcar que es fundamental para su supervivencia. El estudio realizado en el Distrito de Bandiagara de Malí, dijo que es la primera vez, que se intenta controlar el problema desde el punto de vista ambiental, como una estrategia para controlar a los mosquitos en áreas riesgosas de transmisión. Los investigadores hallaron que, la extracción de estas ramas florecientes, de este arbusto en particular, también llevó a una triple caída en la población de las hembras más antiguas y más peligrosas de Anopheles, que se sabe que transmiten parásitos de la malaria a los humanos más a menudo.

La Prosopis juliflora, originaria de América Central y del Sur, fue introducida en nuevas áreas a finales de los años setenta y principios de los ochenta como un intento de revertir la deforestación. El robusto arbusto ahora ocupa millones de hectáreas en el continente africano, incluyendo países como Malí, Chad, Nigeria, Etiopía, Sudán y Kenia.

Los investigadores concluyen que “puede valer la pena abstenerse de la introducción de plantas exóticas que tienen el potencial de convertirse en invasoras, no sólo debido a sus posibles impactos negativos sobre el medio ambiente y los medios de subsistencia, sino porque algunos de ellos pueden tener consecuencias negativas significativas para salud pública y, específicamente, para aumentar la transmisión de la malaria “.

Lea más sobre el sitio web del Sistema de Salud de la Universidad de Miami

Lea más en el 5 de julio de 2017 Malaria Journal

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone