Sarah de 30 años, estaba embarazada de su segundo hijo cuando descubrió que tenía cáncer de mama. Dio a luz, recibió quimioterapia y radiación, y se sometió a una mastectomía. A los 50 años, Fátima recayó en el cáncer de mama, pensó que ella había vencido el cancer, cuando le extrajeron el segundo seno.

Ambas mujeres querían someterse a la reconstrucción. “Sarah estaba ocupada con dos niños pequeños y quería el método más rápido, y Fátima, que tomó un descanso de su carrera docente, quería involucrarse más en ella misma después de enfrentar el cáncer por segunda vez”, relata la Dra. Neta Adler, Cirujano Plástico y Director del Servicio de Reconstrucción de Pecho del Centro Médico Hadassah. “Cada paciente necesita tomar la decisión correcta para ella”.

En el caso de Sarah, los implantes de silicon fueron buena opción, incluso con la posibilidad de tener que reemplazarlos debido al deterioro del silicon y un pequeño riesgo de que puedan ser carcinogénicos. Fátima eligió una opción menos conocida: una reconstrucción de tejido autólogo. El tejido de su abdomen reemplazó sus senos y se unió mediante microcirugía, proporcionándole a su pecho un suministro de sangre. Así quedaba el tejido transferido integrado en su cuerpo.

“El efecto es obtener una abdominoplastia y los senos que se convierten en parte del cuerpo”, dijo la Dra. Adler. “Si un paciente aumenta de peso o pierde peso, los senos nuevos se hacen más grandes o más pequeños. A los senos nuevos les falta algo de la sensación de los senos originales”.

Nacida en Jerusalén y graduada de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea-Hadassah, y estudiada en la Universidad de Chicago gracias a una beca que recibió hace 7 años,  la Dra. Adler estudió esta cirugía compleja, que solo puede realizarse en los principales centros médicos explica: ”En aquel entonces, el conocimiento de esta opción era muy bajo. El silicon o la solución salina parecían una buena idea para muchas mujeres. Pero posteriormente, comenzaron a surgir los problemas con el silicon. Hoy en día, con la nueva operación tenemos cinco veces el número de solicitudes de cirugía. Los pacientes vienen de todo el país y a menudo, sus propios centros médicos no pueden brindar esta opción “.

La Dra. Adler también señala: “Estamos descubriendo que a los pacientes, especialmente después de tener cáncer de mama, no les gusta la idea de tener una sustancia extraña implantada. A menudo, ver cómo la abdominoplastia es una especie de compensación por tener que perder un pecho. Fátima, por ejemplo, quería sentirse bien acerca de cómo se veía. Es una mujer profesional con niños mayores y se dio el regalo de una nueva apariencia. Sarah tiene un bebé y un niño pequeño y, en este momento, su aspecto no es su principal prioridad. Ella quería una recuperación más rápida sin someterse a la cirugía más compleja. En el Centro Médico Hadassah, creemos en la medicina personalizada y queremos ofrecer las opciones más actualizadas para cada mujer “.

Como mujer joven, Sarah puede querer tener más hijos; ella puede someterse a la reconstrucción del tejido autólogo en otro momento, una vez que haya terminado de completar su familia.

“A Sarah le complace volver a levantarse después del parto, la cirugía y poder enfrentar el cáncer de mama a una edad tan temprana”, dice el Dr. Adler.

La Dra. Adler  les a las mujeres la opción de la reconstrucción del tejido autólogo, disponible en los principales centros médicos de todo el mundo.

*Los nombres fueron cambiados para respetar la privacidad de los pacientes.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone