“¡Bienvenidos! Ustedes son los primeros”, dijo Nida Kedar, jefa de enfermería del departamento de neurología del hospital Hadassah, a Nachshon Halevy, el primer paciente del departamento de neurología en el noveno piso de la torre Sarah Wetsman Davidson. Ese mismo día, los respaldos de pacientes ventilados fueron revisados, asperezas fueron limadas y algunas huellas se limpiaron. El Rabino de Hadassah Moshe Klein, junto con el director general del hospital, Avigdor Kaplan y el jefe del departamento de neurología, el Prof. Tamir Ben-Hur, colocaron la nuevamezuzah en el portal del noveno piso. “Que Dios los bendiga en su trabajo de curar a los demás”, dijo el Rabino Klein al personal de Hadassah.

El señor Halevy fue uno de los 28 pacientes en abandonar el antiguo pabellón de neurología por la moderna instalación. Él había pedido ayuda a Hadassah cuando se dio cuenta que no podía sostener uno de sus ojos abierto. Resultó que había contraído una infección neural. “Debido a que tiene diabetes, necesita la experiencia que se obtiene en Hadassah”, explicó su esposa Orit; “Nosotros no sabíamos que nos mudaríamos a una suite lujosa, solo con mudarte ya debes de comenzar a sentirte mejor”. Los señores Halevy son originarios de Jerusalén. maestros y padres de siete hijos.

Para Carol Sundick, miembro de Hadassah, acompañó a su esposo Robert, mientras lo mudaban del edificio viejo a la nueva torre; fue un momento histórico y orgulloso. Originarios de Kalamazoo, Michigan, los Sundick ahora residen en Jerusalén. “Cuando perteneces a Hadassah en Estados Unidos, nunca imaginas que te beneficiaras de eso, Incluso en esos momentos soñaba con venir a Israel, pero como todos, no quería que estuviéramos en el punto de necesitar ayuda médica. Pero cuando la necesitas, es tranquilizante saber que Hadassah esta ahí; la nueva torre es sorprendente”; dijo ella.

Eventualmente, el departamento de neurología podrá alojar a 36 pacientes que padezcan trastornos neurológicos. “Los cuartos privados y semi privados, en comparación con los cuartos compartidos nos permite enfocarnos en las necesidades de los pacientes”, dijo el Prof. Ben-Hur. “La habilidad de prevenir infecciones y permitir que los pacientes puedan descansar mientras los monitoreamos con equipo de alta tecnología y así promoveremos su rápida recuperación”. Adicionalmente, cuatro de los cuartos del departamento están diseñados específicamente para pacientes con epilepsia, y están equipados con sistema de monitoreo doble, que incluye tanto el EEG como capacidad de video.

Alrededor del medio día, todos los pacientes fueron registrados y el departamento de neurología funcionaba a la perfección. “Pasaremos por un periodo de ajuste”, dijo la señora Kedar, graduada de Henrietta Szold Hadassah-Hebrew University School of Nursing.

“Pero es fácil acostumbrarse a algo tan maravilloso”.

Para ver como puedes ayudar, haz clic en: http://www.hadassahinternational.org/page.asp?id=155 yhttp://www.hadassahinternational.org/page.asp?id=151

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone