Cuando un niño de cuatro años de edad, llego a urgencias dentro del hospital Hadassah Ein Kerem, por el aspecto del niño, el Dr. David Rekham Jefe del ER junto con su equipo descifraron que el niño había consumido metadona.

Inmediatamente se le suministró  le dieron el antídoto adecuado. “Habría muerto en cuestión de minutos si, si no hubiéramos actuado a tiempo”.  Señaló el doctor Rekhtman.

Curiosamente, mientras estaban tratábamos a este niño, llegó de emergencia un bebé de 11 meses que había consumido marihuan a la sala de emergencias. Él también fue salvado por el Dr. Rekhtman y su equipo.

Más de 30, 000 niños son tratados cada año en las salas de emergencia pediátricas de Hadassah, en Monte Scopus y en Ein Kerem.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone