Yehoshua “Shuki” Pepper estaba cruzando una calle de Jerusalén con su hermano mayor cuando un coche lo atropelló.

Fue llevado a urgencias a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital de Hadassah Ein Kerem, en donde se le realizaron pruebas de resonancias magnéticas en la lesión de la cabeza, mismas que eran preocupantes.

Dos días antes de su cuarto cumpleaños, Shuki estaba en la cama con la mandíbula fracturada. Cuando las noticias sobre su cumpleaños circularon alrededor del hospital, pizza, pastel de cumpleaños y juguetes fueron donados por el personal y vendedores del hospital. Un globo fue aportado por la Oficina de Hadassah en Israel. Y los payasos médicos lo visitaron para contagiarle un poco de alegría.

“¡Qué increíble expresión de amor!”, dijo su madre, Sarah Popper, una profesora de ingles y madre de ocho hijos.

El Dr. Jacques Braun, Director de la Unidad, informa que la recuperación de Shuki ha sido notable. ¡Pizza y pastel de cumpleaños para todos los pacientes de la unidad!”, señala, “¡pero aquí la combinación de atención medica y Simcha (una feliz celebración) fue perfecta!”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone