La Dra. Charlotte Slopak Goller había sufrido una mala vista toda su vida.

Cuando era niña, se encontró constantemente necesitando gafas cada vez más gruesas. Solo en la escuela secundaria un optometrista diagnosticó correctamente su afección como queratocono, un trastorno que produce un adelgazamiento progresivo de la córnea. A pesar de sus desafíos visuales, logró obtener un doctorado en psicología clínica en la Universidad de Pensilvania y completar una capacitación analítica de posgrado en Nueva York. Ella tuvo dos trasplantes de córnea antes de mudarse a Israel hace 24 años.

Con el paso de los años, sus córneas envejecieron y desarrolló cataratas. Quitar las cataratas sin dañar las córneas era una tarea hercúlea, pero los especialistas en oftalmología del Centro Médico Hadassah estaban a la altura del desafío. El Dr. David Landau, un experto en cataratas y córneas, acordó operar, sin hacer ninguna promesa.

Después de la cirugía, la Dra. Goller, miembro vitalicia y donante de Hadassah, informa que puede ver mejor con gafas que cuando era adolescente. Cuando vino a ver al Dr. Landau para su visita postoperatoria, lo primero que hizo fue descargar una aplicación en su teléfono celular que el Dr. Landau le pidió con el objetivo de estar revisando que su visión se mantuviera fuerte.

“No podía reconocer a la gente en la calle antes”, recuerda la Dra. Goller. “Ahora”, dice, “puedo ver toda la belleza a mi alrededor”. Estoy muy agradecida.”