El domingo 8 de enero, cuatro soldados murieron y 17 resultaron heridos cuando un terrorista los atropelló con un camión. Once pacientes del ataque fueron llevados a los dos hospitales de Hadassah: nueve al hospital Hadassah Ein Kerem y dos en el hospital Hadassah Mt. Scopus.

Uno de los pacientes estaba en estado grave y fue sometido a cirugía, dos estaban en condición moderada y los demás estaban ligeramente heridos -incluyendo al hijo de la directora de la Unidad de Hemaféresis en la División de Hematología, Deborah Rund.

Su hijo, Eytan Rund, era el guía de un grupo de soldados, y a pesar de ser atropellado por el vehículo, persiguió al terrorista y le disparó. Al menos 30 miembros del personal, incluidos expertos en trauma, atendieron a los heridos en el Centro de Trauma de Choque Judy y Sidney Swartz y en el Hospital de Hadassah Mt. Scopus.
Cuatro de los 11 pacientes permanecen hospitalizados en Hadassah. El soldado que estaba en estado grave fue operado, se estabilizó y se encuentra en estado moderado. Otros dos soldados están ligeramente heridos, pero todavía están hospitalizados. Eytan Rund fue uno de los pacientes heridos que fue dado de alta en el hospital el día del ataque.
Los funerales se llevaron a cabo el lunes 9 de enero por los cuatro jóvenes soldados que perdieron la vida. Que sus recuerdos sean una bendición.

Haz clic aquí para ver el artículo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone