En Zacatecas, las sonrisas de 25 niños cambiarán a medida que los médicos de México e Israel operan en sus labios y paladar hendido.

FRESNILLO, México. Como una contribución altruista para regresar a su país de origen, los doctores mexicanos Raúl Esparza Iturbide y Alejandro Medina regresaron a México después de estudiar Cirugía plástica en Israel. Encabezado por el Dr. Eyal Winkler, un grupo de 5 médicos israelíes trataron a 25 niñas y niños con labio leporino y paladar hendido.

Promovido localmente como “Día quirúrgico de labio leporino y paladar hendido”, del 5 al 9 de marzo de 2018, los médicos programaron intervenciones para cinco niños por día en el Hospital General de Fresnillo.

En una entrevista con el corresponsal Sthepany Villegas de El Heraldo de México, el zacatecano Raúl Esparza Iturbide, comentó que durante los dos años que había estado trabajando con el Dr. Eyal Winkler, había propuesto ir a la ciudad de Fresnillo. La idea entusiasmó al Dr. Winkler. A ellos se unieron Nimrod Farber, Sharona Czerniak, Iair Shachar y Noam Armon, doctores del Hospital Hadassah en Jerusalén y el hospital Assuta en Tel Aviv, Israel.

En la foto de arriba se muestra el Prof. Noam Armon, el cirujano plástico jefe de Hadassah que en realidad realizó la mayoría de las cirugías.

El Dr. Esparza explicó que el proceso de reclutamiento de pacientes fue llevado a cabo por el Dr. Manuel Hernández, cirujano y médico local de Fresnillo. El Dr. Hernández realizó los estudios para aceptar a los pacientes e hizo los arreglos preparatorios.

Raúl Esparza comentó que volviendo a aportar algo a la ciudad de donde proviene, “me dio una gran satisfacción personal”. Desde el primer día pude ver cómo las madres sonreían y lloraban con emoción y recibían a los doctores de Israel. Fue muy emotivo “

El cirujano Alejandro Medina, originario de Mérida, Yucatán, expresó su satisfacción de trabajar con el equipo de Israel para beneficiar a estos niños. Mencionó que en experiencias anteriores que realizaron trabajos similares en otros países, los doctores encontraron casos donde los niños son rechazados. Muchos de ellos nunca habían salido de su propia casa cuando los médicos los visitaron la primera vez, porque se consideraba que un labio leporino era un castigo para la familia. Los médicos no vieron este tipo de ostracismo en México.

El Dr. Eyal Winkler, dijo que este proyecto de realizar cirugías gratuitas tiene más de 20 años y comenzó en Alemania cuando fue a operar con niños pobres en las montañas de Nepal. “Lo disfruté tanto, decidí que, como cirujano plástico, estaba ganando suficiente dinero a través de la cirugía para poder hacer los viajes cada dos años a lugares para ayudar a los niños donde más lo necesitan”.

“Lo importante para mí es conocer al equipo local, mezclarme con ellos, cooperar y hacer amigos. Aquí hemos encontrado un buen equipo. Es un gran hospital, y juntos nuestra cooperación nos ha permitido trabajar en el mismo nivel “.

Winkler dijo que si los doctores Medina y Esparza lo invitaban a regresar a México para hacer estas cirugías nuevamente, estaría feliz de hacerlo. Dijo que para su próximo viaje planea regresar a África, pero aún no ha decidido qué país.

“La cuestión es que cuando vas a un país, la gente piensa que los médicos locales no son lo suficientemente buenos, y eso es falso. Mucha gente intenta darse crédito por este trabajo. Venimos a ayudar, y encontramos mucho apoyo del hospital local y las autoridades. Algunos casos son muy difíciles y tengo que pedir el apoyo de mis colegas en Israel, pero el objetivo es seguir viajando por el mundo brindando ayuda “, dijo el líder médico israelí.

 

Adriana Flores Fausto, la madre de Mateo, de 6 meses, que se había operado el labio leporino, viajó desde una comunidad en el municipio de Jalpa para esta operación. Ella dijo que estaba satisfecha con el resultado de la cirugía, ya que su bebé había tenido problemas para comer y tuvo que recibir cuidados especiales. Cuando Mateo, (que es su tercer hijo) nació, ella sabía que este problema era hereditario ya que su padre también sufría de labio y paladar hendido. Ella dijo que había tenido sentimientos encontrados antes y durante la operación, porque tanto ella como los hermanos de Mateo se entristecieron al verlo entrar a la sala de operaciones a los 6 meses de edad. Sin embargo, tuvo la satisfacción de saber que su bebé ya no necesitará el mismo tipo de atención que necesitaba antes de la cirugía.

Pablo, de 9 años, se siente listo para irse a casa después de su intervención. Quiere jugar fútbol y andar en bicicleta, que es lo que más le gusta. Su madre, Norma Angélica Castro Ibarra, dice que aprecia el trabajo de los médicos. No solo apoyaron a la familia al proporcionar la operación de forma gratuita, sino que también proporcionaron comidas diarias, lo que fue de gran ayuda. Angélica dijo que era la segunda cirugía de Pablo. Después de ver la incisión, se da cuenta de que tendrá una recuperación más rápida esta vez. “Y si él está feliz, tengo dos veces más probabilidades de verlo”, dijo. Ella sabe que tendrán que continuar con la terapia del habla, para que después de esta intervención pueda mejorar su dicción de palabras que antes no podía decir. Pablo, que no estaba convencido de que quería volver a la escuela antes de la cirugía, dijo que ahora le gustaría ir a la escuela, porque en el futuro le gustaría saber más sobre el país de donde provienen los doctores que lo trataron.

Para leer el artículo original en español, vaya a https://heraldodemexico.com.mx/estados/en-zacatecas-cambiaran-sonrisas-de-25-ninos/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone