En el verano de 2014, Leah-Sara Binyimini, de 35 años, comenzó a trabajar como de costumbre en la tienda de ropa, que ella atendía con su esposo. De repente, ella experimentó el peor dolor de cabeza de su vida, tan malo que colapsó y fue llevada de prisa al Hospital Ein Kerem de Hadassah.

Una tomografía axial computarizada reveló que tuvo una hemorragia cerebral causada por dos aneurismas. El jefe de Neurocirugía Endovascular de Hadassah, el Prof. José Cohen, la operó y tuvo una notable recuperación. Pero unos días después de regresar a casa, Leah-Sara perdió el conocimiento. Y un tercer aneurisma fue descubierto.

Incluso un sólo aneurisma pone en peligro la vida, pero, afortunadamente, el Prof. Cohen pudo lidiar con eso. “El profesor Cohen, que insiste en que lo llame José, me hizo sentir confiada”, relata Leah-Sara. “Sentí como si Dios arriba estuviera guiando sus manos”.

Madre de tres hijos, Leah-Sara le confió al profesor Cohen que siempre había esperado tener otro bebé y supuso que tendría que renunciar a él. “Para mi sorpresa, el Prof. Cohen me dijo si podría volver a quedar embarazada”, recuerda. “Y estuve en contacto con él durante todo mi embarazo”.

Mejoré rápido y la pequeña Shira acaba de cumplir un año. Leah-Sara celebró el regresar a Hadassah para expresar su agradecimiento. “Me salvó la vida dos veces y me dio una nueva esperanza de vida con Shira”, comenta Leah-Sara. “Le debemos tanto a él como a Hadassah”. ¿Cómo podríamos celebrar un cumpleaños sin venir a agradecerle? Tenemos la intención de regresar todos los años a Hanukkah para ponerlo al día sobre nuestra pequeña. Ella ha nos ha dado mucha luz a nuestras vidas “.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone