Cuando termine su cuarto año como becaria en el Departamento de Oftalmología del Centro Médico Hadassah y regrese a Camerún, la Dra. Eleanor Nche será la única oftalmóloga para 700,000 personas.

Sin embargo, ella no está intimidada. “Me encantan los desafíos. Nunca retrocedo”. La Dra. Nche, de 32 años, es de un país de 23 millones de personas, donde la Organización Mundial de la Salud mide la esperanza de vida a los 56 años de edad.

Más del uno por ciento de la población está ciego. Hay solo 50 oftalmólogos capacitados en Camerún, y la mayoría de ellos trata a pacientes en la sección de habla francesa del país, lejos del área noroeste, donde vive la Dra. Nche. En esta sección de habla inglesa del país, los oftalmólogos son aún más escasos.

“En el Hospital Regional de Bamenda (responsable de más de 700,000 residentes), solo hay un oftalmólogo y él no realiza cirugía”, relata la Dra. Nche.

En 2012, el Departamento de Oftalmología de Hadassah envió a cuatro médicos en misión médica al Hospital Regional Bamenda. “En 30 minutos, vi a un oftalmólogo de Hadassah realizar un milagro y cambiar la vida de alguien”, dijo. “Una simple cirugía de cataratas permitió que una persona ciega, viera de nuevo.”

La Dra. Niche recuerda: “Cuando el equipo de Hadassah me ofreció la oportunidad de estudiar oftalmología en Israel, no pude decir que no”.

Aunque dice que fue difícil dejar a su hija de cuatro años y a otros miembros de su familia en medio de la agitación política que azota a su país, comprendió que “no solo era una oportunidad que me cambiaría la vida, sino que también una forma de dar vista a mi comunidad “.

Hija de un administrador del hospital y una enfermera, la Dra. Nche se destacó en la escuela, a pesar de la baja tasa de alfabetización y asistencia escolar de las niñas en Camerún. Cuando llegó el momento, ella pasó a estudiar medicina.

Al pensar en sus experiencias iniciales en Israel, dice: “Aprender hebreo fue difícil, pero el Departamento de Oftalmología de Hadassah me adoptó. El personal todavía me apoya en todas las formas posibles. El Prof. Yaakov Pe’er ha sido un modelo a seguir increíble “. (El Profesor Pe’er se jubiló recientemente como jefe del Departamento).

Después de completar una residencia de oftalmología de tres años, la Dra. Nche se especializó en la córnea como un compañero de Hadassah. “Cuando regrese a Camerún, todo el departamento estará sobre mis hombros”, dice ella.

Resumiendo su experiencia en Israel, la Dra. Nche señala que obtuvo un “fuerte sentido de identidad y pertenencia”. Ella agrega: “Me inspiraron las mujeres de Hadassah que construyeron este hospital. Soy una persona más fuerte debido a mis años en Hadassah y me siento capacitada para mejorar el cuidado de los ojos de mi gente. Gracias, Hadassah, por hacer esta oportunidad posible “.