El humo creciente del incendio forestal que ardía a pocos kilómetros del Hospital Hadassah Ein Kerem