Simcha y su hermana gemela, Sarah, nacieron de una pareja de Jerusalem de unos 40 años, después de años de estar esperando tener hijos.

Llamaron al bebé niño Simcha, que significa felicidad en hebreo, en forma de mostrar su alegría, a pesar de que sabían que tendría un comienzo desafiante. Simcha necesitaba cirugía cardíaca para corregir un defecto congénito grave.

Cuando los cirujanos del Hospital Hadassah Ein Kerem operaron a Simcha, también descubrieron un problema pulmonar grave. Lo único que podía mantener vivo al bebé mientras se realizaba la cirugía adicional era una máquina de ECMO, que proporciona soporte de bypass al corazón y el pulmón extrayendo sangre del cuerpo, oxigenándola mediante un pulmón artificial y luego bombeándola de vuelta al cuerpo usando un corazón artificial. (ECMO significa “oxigenación por membrana extracorpórea”).

Una máquina ECMO cuesta $ 50,000 dólares y requiere una gran inversión en capacitación y personal. Afortunadamente, el Hospital Hadassah tenía un ECMO y personal altamente capacitado.

Simcha ahora está en casa con su hermana gemela, Sarah, y sus padres. Su mamá comenta: “El personal quirúrgico y la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos que salvó a nuestro niño pequeño están compuestos de ángeles humanos. Imagina nuestra alegría encendiendo velas de Hanukkah este año. Tú nos has dado este milagro. Nunca podremos estar lo suficientemente agradecidos “.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone