Para Regina Golan-Gerstl, becaria de postdoctorado de la Escuela de Medicina del Hospital Universitario Hebreo Hadassah, la lucha contra el cáncer cerebral ha sido cercano y personal ya que su madre murió de esta enfermedad. Ahora ella ha identificado una proteína genética que está directamente implicada en el desarrollo del cáncer de cerebro más generalizado – el glioblastoma.

Existe un mecanismo llamado “splicing”, es decir, de empalme, donde los elementos de ARN (ácido ribonucleico) se cortan y se recombinan como secciones de una película. Cuando una persona está enferma, explica la Dra. Golan-Gerstl, el mecanismo de empalme no funciona de la misma manera. Un empalme alternativo se produce gracias a una proteína genética que se vuelve activa en el desarrollo del cáncer. Ella y su equipo han descubierto que cuando la acción de este gen está apagado, los tumores en los ratones disminuyen de tamaño. La Dra. Golán-Gerstl añade que su primer éxito ha sido con el cáncer de cerebro.

Otras investigaciones se están llevando a cabo con otros cánceres metastáticos como cáncer de mama. Al abordar el problema con algunos colegas del Departamento de Neuro Oncología de Hadassah, la Dra. Golan-Gerstl comenta que “están trabajando en apagarlo a nivel molecular.

Si desea ayudar vaya al sitio http://www.hadassahinternational.org/page.asp?id=155