El año pasado, Hadassah Australia y World Vision Australia (http://worldvision.com.au/home/default.aspx) firmaron un acuerdo de cooperación para recaudar fondos para el Proyecto Rozana (http://www.projectrozana.org/), una iniciativa inspirada en Australia, para entrenar a los profesionales palestinos en el Hospital Hadassah, antes de que puedan ayudar a sus comunidades. También está recaudando fondos para apoyar a los niños palestinos enfermos, en estado critico, de la Unidad de Cuidados lntensivos del Hospital Pediátrico, una vez que los fondos de la Autoridad Palestina se terminen.

Después de haber firmado el acuerdo, Rev Tim Costello, director general de World Vision Australia, tomó la oportunidad mientras estaba en la región para visitar el hospital y ver con sus propios ojos la facilidad médica reconocida a nivel mundial.

Rev Costello y su grupo fueron acompañados por Tom Wilson, representante australiano de la Autoridad Palestina.

Como muchos visitantes, presenció lo que es el Hospital Hadassah. Esto le ayudo a comprender por qué fue nominado para el Premio Nobel en el 2005. También iluminó la sociedad multicultural de Israel; un aspecto de la realidad israelí que muchas veces es juzgado e ignorado.

En cuanto llegó y antes de encontrarse con el Dr. Mahmoud Shamaly en el jardín de sanación, Rev Costello vio a hombres ortodoxos moverse fácilmente entre mujeres judías y árabes, algunas con mascadas y otras con parafernalia, esto indicaba el nivel de religiosidad de cada una. Cada una de ellas comparte una inversión en resultados positivos de salud, lo cual es mucho más poderoso que las diferencias que otros ven.

Un ejemplo de ellos fue la reunión con el Dr. Shamaly, quien ha estado entrenando en Hadassah por más de tres años. Este médico dedicado estaba preocupado por el número de pacientes de Gaza con fibrosis quística y lo hizo notar para que le ayudarán a tratar la enfermedad. Su llamado fue respondido por el Prof. Eitan Kerem, especialista en fibrosis quística a nivel mundial y director de la división pediátrica de Hadassah. Juntos establecieron la primera clínica de fibrosis quística en Gaza, una facilidad destacada que poco a poco está logrando más por los palestinos de Gaza de lo que la diplomacia pública ha logrado. “Cuando los pacientes entran al hospital, todos son iguales”.

Esta visita comenzó en la Unidad Neonatal de Cuidados Intensivos (NICU), donde la Dra. Ofra Peleg explicó como operan con los bebés prematuros. Una de las primeras cosas que vio el grupo, fue una pequeña bebé que nació en la semana 27 y pesaba 630 gramos. “La Dra. Pelea sintió la angustia de los demás, pero nos aseguró que la bebé estará bien”.

Hadassah es un icono de Jerusalén, que sirve a su comunidad y a los alrededores de la región.

Todos, desde los ortodoxos judíos hasta árabes, palestinos, musulmanes y cristianos, son tratados de la misma forma. La Dra. Pelea dijo: “Cuando los pacientes llegan al hospital son tratados de la misma forma que todos, de eso somos responsables nosotros”. Existen hospitales en Cisjordania a los cuales puede ir los palestinos y el equipo es muy similar al de Hadassah, sin embargo, el nivel de cuidado y el entrenamiento del personal no es tan bueno como en Hadassah. Esto no sólo incrementa la capacidad de la salud de la comunidad palestina, sino que también la amistad”. Esto también se resume a la idea de “el otro”, una pared impenetrable que frena compromisos significativos, los cuales pueden ofrecer un mejor y sólido estilo de vida. La Dra. Pelea admite que es una situación compleja, pero esta contenta de que Hadassah esté ayudando a que se pueda mejorar. En un cuadro de comunicación tan complejo, las dificultades tienen el mismo idioma cuando se trata de humor.

Una vez que salimos de NICU, fuimos hacia el Centro de niños con enfermedades crónicas (CCCD).

Antes de llegar, fuimos “secuestrados” por los famosos payasos. Uno de ellos señaló a Rev Costello y dijo: “Eres muy alto y muy chistoso”.

Hadassah Australia adoptó el programa de los payasos, el cual literalmente cambia la vida de los jóvenes. Hadassah fue el primer hospital en Israel que inició con este programa, el cual atrae talentosos payasos que se graduaron de un curso intensivo de cuatro años. Cada pediatra, sin mencionar doctores, enfermeras y técnicos, insiste en tener acceso a estos payasos por su cuidadoso trabajo de comunicación, ya que cuando se trata de humor, todos hablamos el mismo idioma. El Prof. Shaya Wexler, quien dirige el CCCD, habló acerca del tratamiento holístico de los pacientes, trata con sus necesidad psicológicas y fisiológicas, incluso sus necesidades educacionales. Tratar a la familia también es una parte importante del centro. Él dice que el éxito del departamento nace de la constante creencia en la coexistencia de Hadassah. “La situación no necesariamente está mejorando, pero estamos haciendo la paz desde abajo hacia arriba, con el simple hecho de vivir juntos”. El cuidado debe ser apropiado de manera cultural y religiosa, pues estando en una institución de salud en Israel, donde la política y demografía puede influenciar, uno debe ignorar la étnicidad, religión e incluso recursos. El reto adicional es que el cuidado sea apropiado de manera cultural y religiosa en base a los alrededores, dieta alimenticia e incluso idioma. La traducción médica es uno de los programas prioritarios de Hadassah. El personal está siendo entrenado no sólo para traducir, sino que también para actuar como mediadores para ayudar a las familias a tratar sus problemas.

El Prof. dijo: “Es importante no juzgar y ser sensibles. Hadassah tuvo que desarrollar otro método para hacer las cosas; el lenguaje también es muy importante aquí, pues es donde tenemos problemas regionales. Integrando a los judíos y árabes entre nuestro personal, podemos respetar la cultura de todos por completo.  Esto puede construir la dignidad de las personas y reforzar la idea de cooperación”. El Prof. Wexler habla muy bien acerca del proyecto Rozana y de su papel en construir puentes de colaboración entre los médicos, enfermeras y equipo médico de Gaza y Cisjordania.

El punto de partida para un camino positivo de salud es la negación a la segregación. Él cuenta una historia común acerca de las primeras familias que llegaron a la sala. Uno de sus primeros actos fue cerrar las cortinas alrededor del paciente y crear su propia pared. “Los niños no son inteligentes, ellos no saben que no deben hablar con los demás”, dijo él con un movimiento de ojos. Ellos dicen “no es diferente a mi” y terminan jugando juntos. Poco a poco las cortinas se empiezan a abrir. Mientras una de las madres toma un baño, la otra cuida a su hijo, y es así como empieza, de abajo hacia arriba”.

La última reunión es con Jorge Diener, director de los proyectos especiales de Hadassah. Jorge insiste en que Hadassah no tiene una meta política, pero naturalmente se atrae a la paz con la medicina. “Hadassah trae la salud a Israel y la paz a la gente”, dijo él. Continúa explicando que Hadassah es una comunidad hospitalaria que atiende a la gente de Jerusalén y sus alrededores, con toda la complejidad de su población; un tercio son los judíos ortodoxos, otro tercio árabes y el resto se equilibra. “Hadassah es pionero en traer la salud al Medio Oriente y lo ha estado haciendo durante los últimos 100 años. Nosotros traemos este conocimiento a nuestros vecinos. A veces es más fácil llevarlo a Uruguay o Australia en lugar de Gaza, el cual esta a una hora de distancia. Pero continuaremos haciéndolo para incrementar nuestro reto”.

Dejé a Tim Costello en el jardín de sanación con Mahmoud Shamaly. Claramente tienen mucho de que hablar y mucho que compartir. No cabe duda que el proyecto Rozana será un tema importante de su conversación ya que está dirigido para todos y hablan el mismo idioma: paz y bondad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone