La Dra. Tamar Sella, directora del Centro Multidisciplinario de Diagnóstico del Seno de Marlene Greenebaum, es la adversaria más importante de la detección del cáncer de mama.

“Pero no tienen que escribir su testamento si encontramos un bulto”, explica la Dra. Sella, “porque la gran mayoría resulta ser benigna. Así que no hay razón para entrar en pánico “.

Israel, al igual que muchos países desarrollados, informa, tiene una tasa de recuperación del 90 por ciento para los pacientes con cáncer de mama que se diagnostican temprano. Una de las razones por las que cita este éxito es que Israel tiene un Programa Nacional de Evaluación, financiado por el gobierno a través de sus fondos de salud. “Todos están invitados a hacerse una mamografía”, dice ella. “Trae a las mujeres a ser examinadas temprano”.

Como explica la Dra. Sella, hay dos vías que conducen a una tasa de curación del 90 por ciento. Existe atención preventiva, donde la idea es encontrar el cáncer cuando aún es pequeño, y hay tratamiento con los últimos medicamentos y procedimientos actuales, como los productos biológicos y la inmunoterapia, todos personalizados para el cáncer particular de la mujer cuando sea posible.

Uno de los factores de riesgo más importantes para el cáncer de mama es tener una mutación genética BRCA, que es 10 veces más frecuente en las mujeres de herencia ashkenazi. La Dra. Sella informa que la recomendación, tanto en Israel como en los Estados Unidos, es evaluar a las mujeres jóvenes para detectar mutaciones de BRCA a los 25 años. Si se descubre que la mujer tiene una mutación de BRCA, “ella debe comenzar a realizarse exámenes de detección regulares y a intervalos más cortos “. Sin embargo, la Dra. Sella comenta:” No tienes que asustarte si tienes una mutación BRCA; solo hay que actuar “.

¿Quién más está en alto riesgo además de las mujeres con una mutación BRCA? Si bien solo el uno por ciento de las personas diagnosticadas con cáncer de mama son hombres, los hombres que tienen una mutación BRCA, dice la Dra. Sella, tienen un mayor riesgo, no solo de cáncer de mama, sino también de próstata y colon. Los hombres no necesitan ser examinados con imágenes, explica, porque el cáncer puede detectarse clínicamente, pero deben realizarse pruebas genéticas si se ha encontrado una mutación BRCA en su familia.

Las personas transgénero que toman hormonas femeninas para la transición también tienen un mayor riesgo de cáncer de mama, ya que la terapia hormonal se ha relacionado con su desarrollo. Ellos, también, dice la Dra. Sella, deben ser vigilados de cerca.

En el centro integral de imágenes de Hadassah, que abrió sus puertas en 2009, las mujeres pueden recibir una imagen de las imágenes y ser leídas por el radiólogo justo después. Si las noticias son malas, pueden ver inmediatamente a un médico para trazar un plan. Como explica la Dra. Sella, “Elimina el‘ ¿Y ahora? ”. El centro de Hadassah, agrega, es el único en Jerusalén que alberga todas las tecnologías de imagen bajo un mismo techo.

La mamografía, dice la Dra. Sella, “sigue siendo la herramienta de primera línea” para detectar el cáncer de mama. Es rápido, está disponible y no es terriblemente caro. Y recoge la mayoría de los cánceres. Si una mujer tiene tejido mamario denso, donde hay más tejido que células gordas, es más difícil detectar el cáncer en una mamografía de rutina. Para estas mujeres, dice la Dra. Sella, “también realizamos una ecografía, que detecta un 85 a 95 por ciento de los cánceres”.

Hadassah también ofrece mamografía 3D desde 2011, poco después de su introducción. Esta herramienta toma una serie de imágenes en diferentes ángulos. Luego, la computadora configura las imágenes para mostrar cortes del seno, lo que produce un 30% más de detección de cánceres muy pequeños.

La RM es una herramienta complementaria que se usa a menudo para las mujeres que corren un alto riesgo, es decir, tienen más de un 20 por ciento de posibilidades de desarrollar cáncer de mama. La MRI proporciona imágenes funcionales, donde puede ver los vasos sanguíneos que generan las células cancerosas, en comparación con la mamografía, lo que le brinda una vista anatómica. La MRI también permite al radiólogo evaluar el cáncer in situ (cáncer superficial, no invasivo) y determinar si es de alto o bajo grado. Si es de alto grado, generalmente requerirá un enfoque de tratamiento diferente.

Uno de los últimos desarrollos en las imágenes de cáncer de mama es la mamografía con contraste, que permite al radiólogo, con la ayuda del tinte de yodo, observar los mismos vasos sanguíneos que la RMN, además de proporcionar la vista anatómica. Esta herramienta de imágenes, ahora en ensayos clínicos, será una gran adición, dice la Dra. Sella, cuando una mamografía regular revela una masa sospechosa y no se dispone de MRI. Sin embargo, no está diseñado para exámenes de rutina, ya que implica exponer al paciente a más radiación.

Otro desarrollo nuevo es la elastografía por ultrasonido, que revela si una masa que aparece en un ultrasonido es blanda o dura, eliminando preocupaciones innecesarias para el paciente si se lee como suave.

La Dra. Sella informa que hay más avances en el horizonte en el diagnóstico del cáncer de mama. Las computadoras, a través de la inteligencia artificial, ayudarán a los radiólogos a leer imágenes. Este desarrollo, ella explica, ayudará a mitigar el efecto de la actual escasez global de radiólogos. Además, las mujeres individuales recibirán protocolos de diagnóstico específicos que se alinearán con mayor precisión con sus perfiles personales, como la densidad de los senos y la genética. Aún no tenemos suficiente información para hacer eso, dice la Dra. Sella, pero una vez que la tengamos, este tipo de personalización se convertirá en la norma.