Un hombre de mediana edad con problemas físicos, cognitivos y emocionales fue llevado a la Sala de Emergencias Ein Kerem del Hospital Hadassah de la comunidad residencial Israel Elwyn, donde ha vivido durante décadas.

Su ayudante no pudo contenerlo mientras se tiraba al suelo, gritando y retorciéndose. “Tuvimos que meterlo en una cama, averiguar qué sucedía y tratarlo”, relata la enfermera principal del Hospital Ein Kerem, Pnina Sharon. “Otros pacientes y sus familias asumieron que estábamos abusando de él y comenzaron a gritarnos. Este tipo de pacientes, necesitan un protocolo especial cuando vienen a la sala de emergencias. No pueden esperar y a menudo no pueden decir lo que les está lastimando “.

La enfermera Sharon estaba dirigiéndose a su audiencia de más de 100 enfermeras y otros médicos en la reciente Conferencia de Accesibilidad en la Sala de Emergencia para Pacientes Desafiados Cognitivamente y del Desarrollo, que fue organizada por Hadassah Ein Kerem.

A pesar de ser un tema poco discutido, este fue llevado a la agenda nacional por una clase de estudiantes de enfermería de primer año en la Escuela de Enfermería Henrietta Szold Hadassah-Hebrew University. Pasar tiempo dentro de las comunidades de Jerusalén y evaluar las necesidades a medida que las ven con ojos nuevos es una parte única de su plan de estudios. “Deliberamos si colocar a los jóvenes estudiantes en un ambiente tan emocional como una comunidad de adultos con problemas emocionales y cognitivos era demasiado difícil para ellos”, dijo la Dra. Miri Rom, Decana de la Escuela de Enfermería. “Decidimos que nuestros estudiantes estaban a la altura y sus resultados demostraron que teníamos razón”.

Los informes de los estudiantes condujeron a esta conferencia, que fue alentada por los miembros del Knesset que se ocupan de cuestiones de accesibilidad. La conferencia rindió un protocolo concreto, que se iniciará como un proyecto piloto en el Hospital Hadassah en tres meses.

Bajo el nuevo protocolo, cada paciente que sea parte de la Comunidad Elwyn de adultos con problemas emocionales y cognitivos será rastreado rápidamente a través del proceso de emergencia. Se informará al equipo de enfermería de Hadassah que un paciente de Elwyn está en camino a la sala de emergencias. Para evitar reacciones de pánico, cada paciente vendrá con una carpeta de “Semáforo”, preparada por el personal de la comunidad. Esto incluirá no solo información médica general, sino también factores desencadenantes específicos, como la sensibilidad a los sonidos fuertes o la luz.

Al menos la mitad de los miembros de la comunidad Elwin son llevados a la sala de emergencias cada año, y el 70 por ciento de ellos necesitan hospitalización. Las condiciones médicas relacionadas con el envejecimiento a menudo se ven agravadas por su incapacidad para informar síntomas tempranos o su extrema falta de movilidad. Cada visita puede convertirse en un trauma para el paciente, el personal y otros en la sala de emergencias.

“Es un piloto y lo refinaremos y lo convertiremos en una práctica estándar para las comunidades más grandes y desafiadas”, relata Tamar Shoshan, directora de enfermería comunitaria y coordinadora de estudiantes. “Los resultados serán informados a la Knéset”, agrega. “Si nuestro piloto funciona, probablemente será adoptado por los hospitales de todo el país y atraerá la atención internacional”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone