Aunque Hila y Tal siempre quisieron tener cuatro hijos, la mayoría de los doctores que ellos consultaron les recomendaron “renunciar mientras se pueda”.

La pareja tuvo tres hijos sanos, pero Hila es portadora de los anticuerpos contra el lupus, una enfermedad autoinmune que, incluso cuando no está en una etapa activa, puede causar que un feto tenga problemas cardíacos que ponen en peligro la vida. Sin embargo, tanto Hila como Tal sintieron que su familia estaba incompleta, por lo que decidieron viajar a Jerusalén desde su casa en el centro de Israel para ver a un especialista de la Organización Médica Hadassah.

“Desde el principio, me di cuenta de que los doctores allí me escuchaban de una manera diferente”, dijo Hila. “Buscan una manera de decir ‘sí’ y no ‘no’, y están dispuestos a ir más allá de las probabilidades ordinarias”.

Fue seis años antes que Hila descubriera que portaba los anticuerpos contra el lupus. La pareja había estado viviendo en Holanda en ese momento. Ya tenían un hijo y Hila estaba embarazada de gemelos. Cuando se enteraron de que el Prof. Azaria Rein, directora del Departamento de Cardiología Pediátrica del Hospital Hadassah, lideraba el trabajo internacionalmente aclamado en el diagnóstico precoz y el tratamiento de los bloqueos cardíacos causados por la presencia de anticuerpos lúpicos en la sangre de una mujer embarazada, Hila y Tal decidieron consultar a La Prof. Rein lo que los alentó a continuar con el embarazo.

El plan era que la pareja fuera tratada por un socio del Prof. Rein cerca de Bélgica. Uno de sus mellizos nació sano y el otro tenía un problema cardíaco, que se trató con éxito con la inserción de un marcapasos al nacer.

Cuando los mellizos tenían un año, la familia regresó a Israel y, dos años más tarde, decidieron cumplir su sueño de tener un cuarto hijo. Mientras que muchos doctores los desalentaron de correr el riesgo, en Hadassah, encontraron socios del Prof. Rein y el Profesor Obstétrico Senior Uriel Elchalal.

Una vez embarazada, Hila tendría que ser monitoreada de cerca, particularmente porque llegó al período crítico de 16-25 semanas cuando el corazón del feto podría tener problemas a medida que se desarrollaba. El plan de los doctores era tratar el corazón a la primera señal de complicaciones.

Mientras que las semanas 16 a 20 transcurrieron sin problemas, en la semana 21, en lugar de los típicos cambios lentos que señalan el comienzo de un bloqueo, el corazón del bebé pasó de un día para otro de normal a un bloqueo completo (bloqueo auriculoventricular). Con esta interrupción dentro del sistema eléctrico del corazón, se impide que la señal eléctrica de la cámara superior del corazón (las aurículas) llegue a las cámaras inferiores (los ventrículos). Como resultado, la capacidad del corazón para bombear sangre al resto del cuerpo se vería comprometida.

El profesor Rein trató al bebé en el útero con dexametasona, un esteroide fluorado que atraviesa la placenta. Logró resolver completamente el bloqueo para que el corazón del bebé comenzara a funcionar perfectamente. Por primera vez, un bloqueo auriculoventricular completo se revirtió totalmente en el útero.

El bebé sano de Hila y Tal nació por cesárea. Lo llamaron Yahav, en hebreo significa esperanza; En Arameo quiere decir regalo, y un acrónimo de “Dios proveerá”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone