Figura: niveles de CFDNA cardiaco en pacientes con sepsis –

Investigadores del Centro Médico Hadassah, en colaboración con colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea Hadassah, han desarrollado un análisis de sangre que detecta definitivamente la muerte de células del músculo cardíaco después de un ataque cardíaco agudo y en el caso de sepsis, síndrome de anormalidades fisiológicas, patológicas y bioquímicas potencialmente mortal asociadas a una infección. Estas anormalidades son secundarias a una respuesta inmunizara des balanceada frente a la infección, que termina dañando los tejidos y órganos propios y conduciendo a una disyunción multiorgánica.

La nueva prueba de sangre usa patrones de metilación dentro del ADN libre de células que circula en la corriente sanguínea del paciente (CFADN) para determinar la extensión del daño cardíaco. Por lo tanto, los investigadores proponen que las mediciones de CFDNA cardíaco pueden convertirse en un nuevo marcador específico para el daño miocárdico, complementando potencialmente los marcadores actualmente disponibles.

El plasma de individuos sanos no contiene esencialmente CFDNA, mientras que los pacientes que han sufrido un ataque cardíaco agudo muestran una señal robusta de CFDNA cardíaco que se correlaciona con los niveles de troponina. Lo más interesante es que se encontró que la presencia de ADN cardíaco en el plasma de los pacientes con sepsis predice una probabilidad cuatro veces mayor de que estos pacientes mueran dentro de los 90 días de la hospitalización. Estos hallazgos, dicen los autores, indican que la muerte celular del miocardio es un determinante importante de la mortalidad después de la sepsis, y que el ADNcc cardíaco elevado es un biomarcador pronóstico fuerte en la sepsis. De la misma manera, señalan los autores, “la fuerte correlación entre el ADNcc cardíaco y la mortalidad subraya la importancia de la salud cardíaca para facilitar la supervivencia de la sepsis. Estos hallazgos pueden tener implicaciones para el manejo de pacientes sépticos “.

Aunque la troponina, un biomarcador de proteínas, es el estándar de oro para diagnosticar el daño del músculo cardíaco, tiene limitaciones. Como explican los investigadores, es difícil determinar si la liberación de troponina al torrente sanguíneo necesariamente refleja la muerte del músculo cardíaco o simplemente una lesión reversible del músculo cardíaco. Además, la disfunción renal, una condición común en pacientes con enfermedad cardíaca, ralentiza el aclaramiento de la troponina y complica la interpretación de la troponina elevada. Por el contrario, el CFDNA cardíaco refleja directamente el daño cardíaco y no se ve alterado por la disfunción renal.

Los investigadores reconocen que se necesitan experimentos adicionales para probar la idea de que el CFDNA cardiaco es un marcador exclusivo de la muerte de los cardiomiocitos y para validar la utilidad clínica de este nuevo biomarcador.

Los autores concluyen que las mediciones del CFDNA cardiaco capturan la muerte de los cardiomiocitos (músculo cardíaco) asociada con el infarto de miocardio y que el ensayo de CFDNA cardiaco puede identificar la muerte celular del miocardio inmediatamente después de la isquemia (flujo sanguíneo insuficiente). Se requieren estudios clínicos adicionales más detallados para determinar cómo el ADNc cardíaco se compara con la troponina para predecir el tamaño del infarto y la función cardíaca a largo plazo.

Los resultados del estudio se publicaron en la edición en línea del 24 de abril de 2018 de Nature Communications en un artículo titulado “Detección no invasiva de muerte de cardiomiocitos humanos utilizando patrones de metilación del ADN circulante”. El estudio fue una colaboración entre investigadores del Departamento del Centro Médico Hadassah de Cardiología, Departamento de Cirugía Cardiotorácica, Servicio de Endocrinología y Metabolismo, Departamento de Anestesiología y Medicina de Cuidados Críticos, y el Departamento de Biología del Desarrollo e Investigación del Cáncer en el Instituto de Investigación Médica Israel-Canadá de la Escuela de Medicina de la Universidad Hebrea Hadassah.