Un bebé que sufre de un trastorno congénito complejo llamado Síndrome de Stickler fue entregado con éxito después de la actuación de un equipo multidisciplinario del Centro Médico Hadassah de una operación rara para desbloquear sus pasajes aéreos.

La mandíbula inferior del bebé era demasiado pequeña y su lengua cayó hacia atrás, bloqueando los conductos de aire. Si el bebé hubiera nacido sin intervención, no habría podido respirar por sí mismo.

Un equipo multidisciplinario, que incluía un obstetra, otorrinolaringólogos, neonatólogos, neumólogos, un cardiólogo y un anestesista, estuvieron disponibles durante la traqueostomía que se realizó para salvar la vida del bebé. Solo sacaron la cabeza y los hombros para el procedimiento y el bebé permaneció conectado a la placenta. Una vez que se completó la traqueostomía, el bebé nació por cesárea.

Hoy el bebé se encuentra bien y a salvo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone