“Podemos ayudar a su hija”, dijo el jefe en cardiología pediátrica senior del Centro Médico Hadassah, Dr. Julius Golender, a la mujer que sostenía amorosamente a su bebé quien tiene un agujero en la pared de su corazón.

La “madre de la bebé” no lo corrigió, pero al final resultó que ella era la tía del niño, no la madre. Aunque ella había criado al bebé como propio, la circunstancia creó una complicación: la tía no tenía la autoridad para firmar los formularios de permiso para la cirugía.

Todo tuvo que detenerse, pero el equipo quirúrgico de Hadassah no estaba dispuesto a rendirse debido a este obstáculo. Un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel de habla árabe fue enviado a Siria para traer al padre a Israel y poder aprobar la cirugía. Después de que los médicos de Hadassah le explicaron el procedimiento por Skype, firmó los formularios. ¡La cirugía avanzó y demostró ser exitosa!

Cuando la madre y el padre biológicos del bebé decidieron divorciarse, la madre dejó al bebé con el padre, que se mudó con la familia de su hermano. En ese momento, la esposa del hermano, la tía, tenía cinco meses de embarazo con su quinto hijo. “Todos aquí saben que los israelíes realizan las complicadas cirugías que no tenemos en Siria”, relata la tía. “Quería salvar a este pobre bebé que me vio como su madre”.

Gracias al Dr. Eldad Erez, cirujano cardiotorácico pediátrico de Hadassah, el sueño de la tía llegó a buen término. Se ha corregido la anomalía cardíaca del bebé, el defecto del tabique ventricular (VSD). “Ya puedo ver una gran diferencia”, dijo la tía. El bebé ya estaba sentado y sonriendo.

Lea más sobre la reparación que cambia la vida de los corazones de los niños sirios en Hadassah.