El Centro para el Tratamiento y la Prevención de la Aterosclerosis del Instituto del Corazón del Centro Médico Hadassah lidera los esfuerzos de Israel para identificar y tratar a las familias con altos niveles de colesterol en el torrente sanguíneo.

Conocida como hipercolesterolemia familiar (HF), la afección es el resultado de uno de los trastornos genéticos más comunes. Los portadores de la mutación FH tienen un riesgo seis veces mayor que el público en general de desarrollar enfermedad coronaria de inicio temprano y experimentar muerte súbita. Se estima que 1 de cada 300 personas tiene FH. De los pacientes con enfermedad coronaria prematura, 1 de cada 20 tiene FH. Debido a que este trastorno se hereda de forma autosómica dominante, un gen defectuoso heredado de cualquiera de los padres es suficiente para producir colesterol alto.

La mutación de FH se traduce en un defecto en la capacidad del cuerpo para eliminar el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL-C), el colesterol “malo”. Más comúnmente, el defecto está en el receptor LDL-C de las células hepáticas. Normalmente, este receptor se adhiere a las partículas de LDL-C en la sangre, permitiendo que el cuerpo excrete estas partículas a través del hígado hacia la bilis. En las células con receptores de LDL defectuosos, este proceso normal es ineficiente, lo que resulta en niveles plasmáticos elevados de LDL-C. El LDL luego se acumula en los vasos sanguíneos y causa una enfermedad aterosclerótica (estrechamiento de las arterias debido a la acumulación de placa).

Debido a que la HF está asociada con un riesgo significativo, es importante hacer el diagnóstico de manera oportuna e iniciar el tratamiento.

Recientemente, un equipo de investigación del Heart Institute de Hadassah examinó a las familias sospechosas de ser portadoras de FH, utilizando las más recientes tecnologías de secuenciación de ADN. Los investigadores identificaron cuatro mutaciones previamente desconocidas: tres en la población judía y una en una gran familia drusa. Los resultados de este análisis se publicaron en la prestigiosa revista médica Atherosclerosis en 2017.

La comprensión de las mutaciones de FH ha cambiado considerablemente en los últimos 20 años, tanto por los patrones de inmigración como por el acceso a tecnologías más nuevas para identificar mutaciones. Los investigadores identifican lo que se llama un “Efecto Fundador”, que ocurre cuando un grupo se separa de la población general y permanece aislado. Esto puede conducir a una alta incidencia de lo que normalmente son enfermedades inusuales en esa población, a medida que las mutaciones genéticas de los “fundadores” de la población se extienden a las siguientes generaciones. Los efectos de los fundadores han sido identificados en muchas poblaciones en Israel. En la población judía asquenazí, los efectos del fundador datan del siglo XIV. Hace dos décadas, el equipo de lípidos Hadassah informó una serie de genes que fueron responsables de un gran porcentaje de la HF en Israel. Examinaron 192 familias y encontraron 15 mutaciones diferentes. Los pacientes de FH que albergan estas 15 mutaciones se originaron en 10 países (Hungría, Iraq, Israel, Líbano, Lituania, Marruecos, Polonia, Rumania, Rusia y Siria).

Los laboratorios de Hadassah han sido, y continúan siendo, líderes en este campo, ya que sus investigadores trabajan en nuevas estrategias para mejorar el cribado temprano. Además, hay planes en marcha para explorar más a fondo estas nuevas mutaciones y ver si alguna de ellas proporciona pistas sobre cómo prevenir y tratar la enfermedad aterosclerótica.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone