Julie Benbenishty, Coordinadora de Enfermería de la Unidad de Trauma del Centro Médico Hadassah, estaba preocupada por la continuidad de la atención cuando sus pacientes de Cisjordania y Gaza abandonaron Hadassah. “En el momento en que regresaron a casa”, relata, “no tenía a nadie con quien estar en contacto para recibir atención de seguimiento”.

Recordando un caso particular de un camionero palestino que se dirigía a casa después de recibir tratamiento por lesiones graves en Hadassah, la Sra. Benbensihty dice: “Necesitaba terapia de rehabilitación más cerca de su casa, yo quería asegurarme de que sus heridas cicatricen para poder recibir la atención adecuada. A pesar de llegar a médicos y organizaciones no gubernamentales, todavía no pude encontrar una enfermera a quien yo pudiera transmitir la información del paciente. Me sentí fatal porque a pesar de la distancia relativamente corta de menos de 20 millas, no conocía a una enfermera en esa zona”.

La Sra. Benbenishty discutió este dilema con su amiga y colega, Na’ila Hayek, una enfermera árabe-israelí de Galilea que está a cargo de todas las Unidades de Cuidados Intensivos de Hadassah. Ella aprendió que la Sra. Hayek encontró el mismo problema. Este desafío fue la chispa que llevó a las dos enfermeras a crear enfermeras en el Medio Oriente, cuya misión es conectar a las enfermeras entre sí, independientemente de su identidad política, étnica o religiosa y, juntas, promover la salud regional.

“No defino que ser enfermera es solo hacer mi turno”, dice la Sra. Benbenishty. Ser enfermera significa preocuparse por la curación en un sentido más amplio y crear un mundo mejor para mis hijos y los suyos “.

Lea la entrevista completa del Informe de Jerusalén con Julie Benbenishty.

Escuche el podcast de Julie Benbenishty.