La Dra. Hadas Mechoulam, oftalmóloga pediátrica del Centro Médico Hadassah, se ha establecido

como objetivo mantener la visión de los bebés prematuros de Nablus.

Los bebés prematuros nacen con vasos sanguíneos y/o retinas inmaduras. En países como Israel,

reciben intervenciones tempranas para asegurarse que eso no afecte su visión. Los pequeños no

sometidos pueden desarrollar un desprendimiento retinal, el cual ocasiona ceguera.

Hace algunos años, la Dra. Mechoulam operó a 20 niños de Nablus en Hadassah. Ahora está

trabajando con médicos palestinos para atender y tratar a niños con esta condición, antes de que

empeoren. Ya les enseñó a sus colegas palestinos cómo aplicar inyecciones que ayudan a que la

retina madure, y planea entrenar a estos médicos para que puedan aplicar métodos más

avanzados e intervenciones en un futuro.

La Dra. Mechoulam también está planeando una pequeña conferencia en Jericó con

neonatólogos, oftalmólogos y enfermeros palestinos, donde oftalmólogos neonatales israelíes,

compartirán sus conocimientos acerca de los factores, riesgos y tratamientos para estos niños.

También en su “lista de deseos” está traer a un grupo de bebés ciegos de Gaza a Hadassah para

darles tratamiento. “Traerlos será probablemente la parte más complicada”, dijo ella.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone