Día 2:

Por primera vez en la historia, la cirugía de espalda de escoliosis se completó con éxito en Etiopía, gracias al equipo quirúrgico del Centro Médico Hadassah que llegó desde Jerusalén.

La mamá y el papá de Mebrat no sabían que la cirugía de su hija, realizada por cirujanos del Centro Médico Hadassah, fue un éxito.

Viven en una ciudad agrícola sin teléfono ni electricidad, lejos del hospital de Mekelle. Para transmitir la noticia, su cuñado, Girmay tuvo que marcarle a alguien que vive cerca y esta persona hará su camino en taxi o burro hasta su casa. Mebrat ha estado viviendo con Girmay y su hermana mayor, Gidana, en Mekelle durante dos años, desde que su espalda le comenzó a doler. Las escuelas son mejores en Mekelle y Mebrat, cuyo nombres significa luz. Ella tiene 16 años y está cursando el décimo grado. Pero en el último medio año, la curvatura de su espalda pasó de un ángulo de 45 a 70 grados, con el temor de que se inclinara a 90 grados.

Mebrat escondió la deformidad en ropa suelta. Ella no tenía novio y sabía que era poco probable que se casara. Pronto estaría en riesgo de episodios de neumonía que amenazan la vida debido a que la curvatura de su espalda, podría interferiría con el funcionamiento de sus pulmones.

Ningún cirujano en Etiopía podría arreglarlo. En el pasado, los niños han sido enviados al extranjero para ser operados, pero el equipo de Hadassah sabe que es mucho mejor permitir que un niño sea tratado en su entorno familiar de apoyo.

La buena noticia para Mebrat fue la llegada del equipo de cirugía de columna de Hadassah en Mekelle. En cuatro horas de cirugía, utilizando el equipo que habían traído de Israel, capa por capa, expusieron la médula espinal retorcida. Tornillo a tornillo, eligieron el ángulo de reposicionamiento de las vértebras. Trabajando en tándem en ambos lados del adolescente, los cirujanos de columna vertebral, el Prof. Leon Kaplan y el Dr. Josh Schroeder, con amplia experiencia en cirugía,  juntos colocaron los tornillos.

Los anestesiólogos superaron los desafíos de un pulmón de bajo rendimiento y un suministro inestable de oxígeno. Por fin, la enfermera Ammar Farhat le entregó al Dr. Schroeder una varilla de titanio. El Dr. Schroeder lo cortó para que encajara con el tamaño de Mebrat, y dobló el metal para que la varilla causara que su columna girara y se enderezara. Luego, los dos cirujanos trabajaron rápidamente para colocar clips colgantes para sostener la varilla en su lugar.

“El último tornillo está adentro”, dijo el Dr. Schroeder. Un latido de silencio y alivio pasó por la sala de operaciones. Todo lo que quedaba era cerrar la espalda de Mebrat. El Dr. Hananel Shear-Yashuv hizo la costura. Mientras trabajaba, La enfermera de Hadassah Tsheay (Orna) Tadoses-Solomon, Subdirectora de enfermería a cargo de la recuperación en el Hospital Hadassah Monte Scopus, entrenó al personal en la sala de recuperación para preparar una cama, esterilizando el área. Un especialista en minimizar el dolor, la enfermera Tsheay Tadoses-Solomon, que nació en Etiopía, señaló: “El sueño de mi vida era ser una enfermera de Hadassah. Estoy muy orgulloso de poder regresar a Etiopía por primera vez en 27 años como enfermera y formar parte del equipo que ayudó a esta niña a tener una mejor calidad de vida “.

Mebrat comenzará la terapia física mañana y estará caminando pronto. Ella será recta y será al menos dos pulgadas más alta. De lo único que puede hablar es de los cirujanos que Di-s le envió.

El equipo quirúrgico de Hadassah había planeado originalmente hacer solo la cirugía de Mebrat en su primer día de operaciones en Mekelle, pero surgió otro caso de emergencia. Era un hombre de 21 años que, sin usar el cinturón de seguridad, salió volando de un automóvil, cortándose la espalda. Los cirujanos lo fusionaron nuevamente.

Día 3

Los cirujanos del Centro Médico Hadassah pidieron precaución acerca de celebrar esta cirugía hasta que terminara. Estaban realizando una reparación de la columna extremadamente complicada en una persona de 17 años que tenía una deformidad de la espalda de 110 grados. Su espalda retorcida estaba llena de colinas y valles. La cirugía tomaría muchas horas bajo anestesia.

Y así comenzaron, exponiendo lenta y cuidadosamente las capas de su espalda. Su espalda estaba surcada por ambos lados por tornillos quirúrgicos con lo que parecía un río pulsante, su médula espinal, corriendo a través de él. La colocación de los tornillos fue solo el comienzo. Cuatro barras de metal debían cortarse y formarse para soportar su espalda. Su caja torácica, distorsionada por su curvatura, necesitaba una nueva forma. Este proceso requirió literalmente cientos de equipos, entregados a los cirujanos por la enfermera Ammar Farhat. Los cirujanos Dr. Leon Kaplan y Dr. Josh Schroeder estaban otra vez en dos lados del joven. “No tenemos que hablar mucho”, dijo el profesor Kaplan. “Entendemos lo que el otro está haciendo”.

Un tercer conjunto de manos quirúrgicas pertenecía al Dr. Hananel Shear-Yashuv, quien está haciendo su Spine Fellowship en Hadassah. En cada paso, los anestesiólogos Dr. Yuval Meroz y el Dr. Galel Yacobi dieron el visto bueno, ayudado por el Gerente de Operaciones de Enfermería Reuven Gelfond, quien se apresuró a rodar en un nuevo tanque de oxígeno cuando inesperadamente se agotó. Sentada cerca de la mesa de operaciones estaba Sagi Gudes, monitoreando la capacidad neurológica del paciente. Los músculos clave y el cerebro se unieron al monitor de una computadora para asegurarse de que no se hubiera comprometido ninguna función muscular. En muchos intervalos, gritó “Hakol b’seder” (¡Todo está bien)! y los cirujanos pasaron al siguiente paso.

Era una sinfonía de martillos y taladros con el olor a cauterización que con frecuencia llenaba el aire. La habitación estaba caliente. Los cirujanos, que trabajaban sin aire acondicionado, con frecuencia necesitaban limpiarse la frente y colocar tubos de agua debajo de sus máscaras. Pero nunca tomaron un descanso. Cinco costillas se cortaron manualmente para dejar espacio para que las costillas cicatricen sobre la nueva espalda. Las barras de metal ahora necesitan trabajar juntas con los huesos del niño para proteger a este joven.

De izquierda a derecha, se encontraban:  Dr. Gelfond, Dr. Jacobi, Dr. Sar-Shalom, Dr. Meroz con la caja torácica de su paciente

¿Y quién es él? Fano, un chico de campo, el menor de ocho hermanos, que ahora puede enfrentar el futuro con esperanza.

Para el personal etíope que participó y observó esta cirugía, la barra se elevó para mostrar el nivel de cirugía que se podía lograr en sus propios quirófanos. Para el equipo de Hadassah, fue un logro demostrar que el alto nivel de cirugía por el que son famosos se puede exportar a los pacientes más necesitados.

Después de la cirugía, Fano estaba moviendo todas sus extremidades. Él estará dolorido por un tiempo, pero caminará recto.

Informe c / o Barbara Sofer, Israel Directora de Relaciones Públicas y Comunicaciones de Hadassah y Lonye Rasch, Coordinadora de Comunicaciones de HMO

Ver la cobertura de JTA de la Misión Humanitaria de Hadassah