El pasado viernes en la noche, el Prof. Itay Chowers, el nuevo jefe de Oftalmología en el Centro Médico Hadassah, escuchó su teléfono sonar. Eran las 11:00 p.m.

Un policía fronterizo acababa de detener a un terrorista en la Puerta de Damasco. Su compañero, también policía fronterizo, notó que había una mancha roja en uno de sus ojos. Juntos, fueron a revisarlo en el Hospital Hadassah. Relata el Prof. Chowers, “Resultó que tenía un pequeño pedazo de metal con el que se cargan ciertos artefactos explosivos en el ojo y el médico residente no estaba seguro de cuán profundo era la herida”.

Cuando el Prof. Chowers llegó a Hadassah, se enteró de que se trataba de una lesión muy grave. “Comenzamos a operar de inmediato para extraer lo que tenía en el ojo”, informa. “Cuando se trata de hierro”, explica, “se puede causar daño irreparable a la retina por la toxicidad”.

El Prof. Chowers trabajó primero con un imán para quitar el metal, pero no se pegó al imán. “Lo saqué con una pinza”, dice. “Los técnicos de laboratorio se quedaron para ver que era lo que tenía en el ojo. Resultó que era estaño, que los terroristas usan para hacer sus balas caseras. El estaño no tiene la misma toxicidad, por lo que tuvo suerte “.

Cuando el oficial de la policía le preguntó si podía regresar al trabajo de inmediato, el Prof. Chowers insistió en que se tomara unas semanas para sanar. “Esa ‘noche’ llegué a casa alrededor de las 5:00 a.m.”, recuerda el profesor Chowers. “Cuando mis hijos se levantaron más tarde, me preguntaron si había dormido bien. La verdad es que me sentí maravillosa. El valiente oficial había arriesgado su vida para protegernos, y nuestro equipo de Hadassah se había asegurado de que seguiría viendo la luz “.