El Dr. Oded Volovelsky, Jefe de la nueva Unidad de Nefrología Pediátrica de Hadassah, aboga por el uso de células madre para regenerar nuevos riñones.

En su última investigación, el Dr. Volovelsky y sus colegas científicos identificaron la razón por la cual el nacimiento prematuro afecta negativamente el desarrollo del riñón y cómo puede remediarse durante su beca de tres años en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati.

“Durante años, los investigadores de todo el mundo investigaron los motivos que llevan a la insuficiencia renal y trataron de encontrar soluciones”, dijo el Dr. Volovelsky. “Nuestra investigación identificó la proteína que controla el desarrollo de los riñones y cómo manipular esta proteína para prevenir la enfermedad renal en aquellos que nacen prematuramente. Durante el embarazo, el cuerpo primero se enfoca en el desarrollo del pulmón y el cerebro. Los riñones se desarrollan más adelante -hasta la semana 36 de gestación- y los que nacen prematuramente tienen una mayor probabilidad de necesitar diálisis a partir de los 50 años “, dijo Volovelsky.

Más de dos millones de personas en todo el mundo sufren de enfermedad renal crónica y requieren diálisis o un trasplante de riñón, de acuerdo con la National Kidney Foundation. La clave parece ser la producción de nefronas, que son unidades microscópicas de filtración de sangre dentro de nuestros riñones.

El Dr. Volovelsky y su equipo de Cincinnati identificaron cuáles de las proteínas del cuerpo deben manipularse para producir más nefronas y durante un período más prolongado. Esta información será fundamental para permitir que las compañías farmacéuticas desarrollen una forma de mejorar la función renal en aquellos que nacen prematuramente. El artículo “Hamartin regula la cesación de la nefrogénesis de ratón independientemente de MTor” publicado en las prestigiosas Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América en mayo de 2018, describe cómo la eliminación de un gen específico en células madre permite la creación de filtros, mejorando la función renal del adulto.

La Unidad de Nefrología Pediátrica de Hadassah recibió recientemente una beca de la Fundación Binacional de Ciencia de los Estados Unidos para continuar su investigación con el equipo en Cincinnati. Esta subvención permitirá al equipo de Hadassah perseguir dos nuevas direcciones de investigación: qué medicamento puede manipular con éxito la proteína que controla el desarrollo renal y qué mecanismo causa problemas renales en los niños nacidos de madres desnutridas.

 

Sobre el equipo de Hadassah

El Dr. Oded Volovelsky creció en la ciudad costera de Netanya. Sirvió en una unidad de inteligencia de la IDF, “Era nuestro trabajo cuestionar todo, y aplico esa filosofía de cuestionar cada ángulo de mi investigación científica actual”, dijo Volovelsky. A los 21 años, Volovelsky conoció a su esposa mientras trabajaba como voluntario en un campamento judío en Texas y la siguió a Jerusalén para estudiar en la Escuela de Medicina Hadassah de la Universidad Hebrea.

En septiembre de 2017, el Dr. Volovelsky regresó a Hadassah de una beca de tres años en nefrología pediátrica en el Cincinnati Children’s Hospital Medical Center. “Cuando estábamos en Cincinnati, las mujeres de Hadassah nos adoptaron a mí y a mi familia”.

“Llegué a Hadassah por el espíritu pionero y la capacidad de realizar investigaciones sobresalientes a la vez que proporcionamos un tratamiento de calidad a nuestros pacientes. Solo en Hadassah podría trabajar como médico e investigador al mismo tiempo “, dijo el Dr. Volovelsky.

“En Cincinnati, mis habilidades árabes se aplicaron para tratar pacientes internacionales. Un día, mientras esperaban la cirugía de trasplante de riñón de su hijo, los padres de Kuwait insistieron en celebrar mi cumpleaños. La escena era irreal, la madre kuwaití estaba vestida con un hijab completo mientras celebraba el cumpleaños de su médico israelí, con la presencia adicional de un traductor, que resultó ser palestino de Jerusalén. En Hadassah, estas situaciones ocurren a diario “.

El investigador Dr. Morris Nechama completó sus estudios de doctorado en la Universidad Hebrea primero en su clase. Nechama nació en Irán y escapó a Israel con su madre cuando era niño. “Morris y yo nos conocíamos de nuestros estudios de doctorado en la Escuela de Medicina Hadassah de la Universidad Hebrea y de nuestro trabajo conjunto en el laboratorio del Profesor Tally Naveh-Many. Juntos, establecimos la Unidad de Nefrología Pediátrica en Hadassah “, dijo el Dr. Volovelsky.

También en septiembre de 2017, Nechama regresó de una beca de siete años en la Escuela de Medicina de Harvard. Hoy, el Dr. Nechama codirige el Laboratorio de Investigación de Nefrología Pediátrica de Hadassah. “Oded ve a los pacientes y sus problemas, tengo la tarea de descubrir el por qué”, dijo.