“Gracias por salvarme la vida”, dijo Jessa Perrin, antes de preguntar si podía abrazar al Prof. Rifaat Safadi, Jefe de la unidad de hígado de Hadassah.

La residente de Cincinnati y su madre Bonnie Ullner estaban en Israel para la boda de un primo. Queriendo agradecer personalmente a aquellos que le salvaron la vida hace nueve años, Perrin realizó una peregrinación especial de regreso al Centro Médico Hadassah.

Cuando tenía 16 años, Perrin, se encontraba en Israel en un curso de verano para adolescentes, cuando empezó a sentir un dolor en el estomago muy común. Probablemente fue el falafel que ella comió, dijo el doctor en Haifa. Pero cuando los adolescentes llegaron a Tiberíades y estaban a punto de pasar un día de excursión, el médico del recorrido vetó la participación de Perrin e insistió en que fuera al hospital local, hoy llamado Hospital Baruch Padeh Poriya. Sospechando la participación del hígado, el personal de medicina interna llamó por teléfono a sus colegas en Jerusalén, donde tienen un acuerdo permanente con la unidad de hígado de la Organización Médica Hadassah.

“Lo último que recuerdo es el paseo en ambulancia”, dijo Perrin, quien ahora es estudiante de periodismo en la Universidad de Cincinnati.

Ella estaba inconsciente cuando llegó a Jerusalén.

En la Unidad de Cuidados Intensivos, el personal de Hadassah intentó descubrir por qué un adolescente sin síntomas previos tenía insuficiencia hepática aguda y estaba a punto de morir. El paciente no pudo hablar. Las pruebas de diagnóstico incluyeron el Método de prueba BreathID®, inventado en Hadassah por el Prof. Yaron Ilan e importante en la búsqueda de disfunciones del hígado. La hipótesis era que Perrin sufría de una rara enfermedad genética llamada Wilson, en la que el cobre se acumula en el cuerpo y de repente se vuelve letal.

Ella necesitaría un trasplante de hígado urgente. Las posibilidades eran mejores en los Estados Unidos. Los doctores de Hadassah consultaron con colegas estadounidenses en el New York-Presbyterian Hospital. Aunque los médicos estadounidenses generalmente no hacen un pedido urgente de un hígado sin examinar primero a un paciente, confiaban en el informe de los médicos de Hadassah.

Dieciséis pasajeros dejaron sus asientos en el próximo vuelo de El Al a Nueva York y el equipo de Hadassah voló con el paciente inconsciente. Cuando el avión de Perrin se acercaba a Nueva York, se trajo un hígado de Tennessee, de un niño de siete años que acababa de morir allí.

“Fue un vuelo tenso y difícil”, recuerda el anestesiólogo Micha Shamir. “Tuvimos una hora para equipar un avión como una unidad de cuidados intensivos. Algo inesperado siempre sucede en un vuelo y tienes que estar preparado “.

Su madre la estaba esperando en el hospital de Nueva York. El Dr. Shamir hizo que el equipo local se apresurara con la cama de Perrin a la pausa del quirófano durante unos segundos. “Siempre hay tiempo para que una madre le dé un beso a su hija”, dijo el Dr. Shamir.

Perrin se despertó en la unidad de cuidados intensivos en Nueva York, pensando que todavía estaba en Israel. “Recuerdo haberme enojado porque me habían quitado los piercings”, dijo. “Yo era una adolescente tonta que no sabía que casi había perdido la vida. Pero estoy más allá de eso ahora “.

Esta semana en Hadassah, Perrin volvió a visitar las habitaciones donde se salvó su vida y agradeció al personal. Le entusiasmó saber que el Departamento de Hígado se mudará a las nuevas instalaciones actualizadas en el emblemático Edificio Redondo de Hadassah tan pronto como se completen las renovaciones.

Perrin fue acompañada por su madre quien después de su tratamiento en el Centro Médico Hadassah se convirtió en la Presidenta del Capítulo de Cincinnati de Hadassah, la Organización Sionista de Mujeres de América, la organización en los Estados Unidos que fundó y aún apoya a la Organización Médica Hadassah. Ahora tienen un nuevo proyecto: apoyar la Campaña de Círculo Completo para renovar el Edificio Redondo para que otros también puedan beneficiarse del excelente trabajo de la Unidad del Hígado en una nueva instalación.

Foto de arriba: Jessa Perrin con su madre Bonnie Ullner y la Prof. Rifaat Safadi