Los “Guardianes del Corazón” voluntarios del sector árabe de Jerusalén recibieron el 14 de febrero certificados de graduación del Centro de salud cardiovascular Linda Joy Pollin del Centro Médico Hadassah para mujeres, reconociendo su liderazgo para llevar una mejor salud a su comunidad local. 

Los graduados asistieron a dos cursos piloto intensivos. El primero fue un plan de estudios de 22 semanas sobre la prevención de la diabetes, una enfermedad que muchas de las mujeres en la población árabe de Jerusalén han desarrollado, y que también las pone en mayor riesgo de enfermedades del corazón. El segundo fue un curso de liderazgo, durante el cual fueron entrenados para crear e implementar proyectos de salud en su comunidad.

“Lo que aprendimos al dirigir estos cursos”, relata la directora del Centro Pollin, la Dra. Donna Zfat-Zwas, “es que estas mujeres saben lo que necesitan para estar saludables, pero no saben cómo transmitir este conocimiento a su vida diaria. Y es por eso, que el empoderamiento debe ser el primer factor para hacer que las mujeres se cuiden a sí mismas “.

Los cursos paralelos tuvieron lugar en dos centros comunitarios. De las decenas de mujeres que asistieron, 25 fueron elegidas para funciones de liderazgo potencial, particularmente debido a su capacidad de crear y llevar a cabo iniciativas de salud comunitaria. Esto implicó el diseño, la búsqueda de financiamiento y la implementación de sus proyectos.

Los 25 nuevas líderes, todas ellos amas de casa, presentaron sus proyectos de salud ante los graduados y el personal del Hospital Hadassah en el evento de graduación.

Entre sus iniciativas, se encontraban:

* Un proyecto de salud en tres escuelas dentro de la Ciudad Vieja y en los vecindarios de Shuafat y Sur Baher. La implementación de este proyecto requirió acercarse a los directores para obtener la aprobación, y convencer a los propietarios locales del kiosco para que vendan comida más saludable, en vez de comida chatarra que venden cerca de la escuela. El proyecto también contaba con que se incluya agua potable, en lugar de bebidas endulzadas; comer un desayuno saludable en casa; e incluir frutas y vegetales en su luch escolar.

* Un proyecto para hacer que las mujeres caminen con regularidad. Las mujeres tuvieron que superar la objeción de sus maridos a que salieran solos, y tuvieron que encontrar un entorno seguro para sus paseos. Publicaron un folleto sobre el impacto de caminar en la reducción de la diabetes y las enfermedades cardíacas, y crearon interesantes senderos para caminar dentro de su vecindario, así como en el campo de juego de un centro comunitario local. Muchas mujeres aún se reúnen regularmente para caminar, gracias a esta nueva iniciativa.

* Un proyecto para crear un club de salud “Sobre una taza de café”, donde se comparten recetas saludables y se presentan problemas de salud en diferentes hogares de mujeres y entre ellas tratan de resolverlos.

“La mejor parte es que muchas mujeres se conectan con su fuerza interior”, comenta la Dra. Maha Nubani Husseini, directora del trabajo del Centro de Pollin en el sector árabe. “Varias mujeres han vuelto a la escuela y han completado sus exámenes de matriculación”.

La Dra. Zfat-Zwas agrega: “Estamos tan impresionados con la creatividad y el ingenio de estos líderes. En nuestras primeras reuniones las mujeres fueron demasiado tímidas para pararse de pie y hablar. Ahora, con nuevas herramientas en la organización de la comunidad, se dirigieron a la asamblea con confianza y orgullo. Ya están teniendo un impacto tan positivo en sus comunidades y en ellas mismas “.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone