Hadassah Internacional tiene el orgullo de adoptar la nueva Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) del Hospital Hadassah Ein Kerem, como su más reciente proyecto para la recaudación de fondos. La expansión de la UCIP asegurará que un mayor número de niños serán atendidos con una atención de la más alta calidad en un entorno que concuerda con la excelencia del tratamiento.

Mussa, un niño de 2 años de Jerusalén del Este fue hospitalizado en Hadassah para que le sea reparado un orificio congénito muy grande entre las dos cámaras del corazón. Normalmente, las dos cámaras del corazón están separadas por un músculo llamado Septum.

Un equipo de cardiólogos locales habían estado viendo a Mussa, en comunicación con médicos de Hadassah. Cuando llegó el momento de someterse a una cirugía cardíaca, el equipo se dirigió a los especialistas de Hadassah. La cirugía consistía en remover una parte de la membrana que cubre el corazón del niño y utilizarlo como parche periocardial.

Después de la operación, se realizó una ecocardiografía especial que confirmó que la operación había sido un éxito. Los cirujanos cerraron el pecho de Mussa y Mussa fue transferido a la UCIP de Hadassah donde se le monitoreó con gran atención y pudo recuperarse de su cirugía. Si no se hubiese cerrado el orificio del corazón de Mussa habría desarrollado una grave enfermedad cianótica del corazón, el síndrome de Eisenmenger, que provoca un daño irreversible en los conductos de los pulmones. Ahora, Mussa ya no padecerá síntomas cardíacos y crecerá con la expectativa de una vida normal.

*El nombre del niño se ha cambiado para proteger su privacidad.

 

Jacobo* un niño de seis meses, nació con sinostosis craneal, las conexiones de los diversos huesos del cráneo crecieron prematuramente y se fusionaron. La enfermedad limitaba la habilidad de su cerebro a desarrollarse de manera simétrica adecuada, provocando presión en el cerebro así como una posible disfunción del cerebro y el cráneo.

El Dr. Mony Benifla, Director Del Servicio de Neurocirugía Pediátrica, realizó el procedimiento quirúrgico. “La mayoría de los pequeños huesos del cráneo de Jacobo debían cortarse y reconstruirse casi como un rompecabezas,” explica el Dr. Benifla. El Dr. Margulis, cirujano plástico, participó para concluir el delicado procedimiento.

Después de dos días en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) de Hadassah, Jacobo pudo regresar a su casa, libre de defectos neurológicos. Incluso la apariencia de su cráneo era estéticamente buena.

*El nombre del niño se ha cambiado para proteger su privacidad.

La actual Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos de Hadassah ubicado en el 4º piso del Centro Madre e Hijo Charlotte R. Bloomberg cuenta con 8 camas, funciona a su máxima capacidad todos los días del año y atiende entre 450 y 500 pacientes al año. Es el principal centro de atención médica y atención intensiva post operatoria para bebés y niños enfermos de gravedad de la mayor parte de Jerusalén, que incluye a más de un millón de personas. Muchos niños son llevados a la UCIP de Hadassah de otras partes de Israel y de otros países.

Como el Departamento Pediátrico de Hadassah ha expandido su especialización en Neurocirugía Pediátrica y Cardiología Pediátrica, la demanda de los servicios de la UCIP ha crecido de forma significativa desde que los cuidados intensivos se convirtieron en una parte integral del proceso de tratamiento de estos campos altamente especializados

La Nueva UCIP que se Localizará en el Séptimo Piso del Centro Madre e Hijo Charollte R. Bloomberg Agregará Ocho Camas Completamente Equipadas Duplicando el Tamaño de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica de Hadassah.

La UCIP dará servicio a un amplio rango de edades de niños – desde recién nacidos hasta 16 años. Los niños con traumatismo craneoencefálico y traumatismos múltiples, aquellos que han sido sometidos a cirugía para corregir una amplia variedad de defectos congénitos, como el corazón y diversos problemas neurológicos, y los niños que se someten a trasplantes de médula ósea, todos van a ser atendidos en el nuevo UCIP.

En la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos de Hadassah, bebés y niños gravemente enfermos se encuentran en incubadoras y zonas de pacientes conectados a sofisticados instrumentos electrónicos que salvan, mantienen y monitorean sus vidas. Una mujer ultra ortodoxa judía está sentada junto a su hija de 11 años que se encuentra inconsciente. Muy cerca, una mujer musulmana de Hebron le canta suavemente a su pequeño bebe que acaba de pasar por una operación del corazón. También muy cerca, un nuevo inmigrante de la Ex Unión Soviética toma de la mano a su hija a quien le acaban de retirar un tumor en el hígado.

Estos padres, que vienen de diferentes caminos de vida, diferentes religiones y diferentes nacionalidades, se sientan juntos en la UCIP, y experimentan preocupaciones semejantes por el bienestar de sus hijos en estado de gravedad.

Juntos también, estos padres comparten la esperanza de que sus hijos se recuperen rápido y saben que el equipo profesional de Hadassah está brindando a sus hijos una atención del más alto nivel, capaz de salvarles la vida.

Hágase socio de Hadassah Internacional y ayude a salvar a niños en el Hospital Hadassah

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone