Los oftalmólogos y optometristas del Centro Médico Hadassah, salvaron a los residentes de asilos de ancianos de la carga de los desplazamientos al hospital para realizar exámenes oculares, y han comenzado a aportar su experiencia al hogar de los adultos mayores.

Durante estas visitas especiales a los hogares de ancianos, el oftalmólogo y el optometrista realizan pruebas de detección para identificar cualquier discapacidad visual, como las cataratas. Si se identifica un problema, el individuo es referido directamente a la clínica especializada correspondiente.

“Los pacientes que examinamos estaban muy agradecidos por el esfuerzo que hicimos para realizar estas pruebas externas”, relata el optometrista Hadas Ben-Eli. Debido a los desafíos de movilidad y la dificultad de viajar al hospital, explica, estas personas mayores a veces descuidan su cuidado ocular. “Estábamos extremadamente emocionados de ayudar a los pacientes con sus exámenes de la vista de rutina y esperamos seguir ayudándolos en el futuro”, agrega el Dr. Ben-Eli.

El Dr. Itay Lavy, un oftalmólogo senior en Hadassah, señala que “fue maravilloso conocer a los pacientes en su hogar, lo que definitivamente ayudó a crear un ambiente abierto y relajado”. Apreció las conversaciones que tuvo con los adultos mayores, conversaciones que no son posibles durante una visita a la clínica debido a las limitaciones de tiempo. “Ellos compartieron historias sobre la era preestatal, el establecimiento de Israel, la Guerra de la Independencia y la vida nocturna de Jerusalén en ese momento”, recuerda. “¡Qué increíble lección de historia!”