Reparando los corazones de niños sirios en Hadassah Jerusalén.

Madre y niño sirios antes de subir al autobús hacia Hadassah

Layal, de 2 años, la cuarta hija de Reem, no estaba creciendo como sus hermanos. Había algo diferente sobre su nivel de energía. Aunque Reem, una ama de casa, sabía que cada niño era diferente, concertó una cita con el médico para su bebé en el centro de salud de su aldea. Sabía que había un problema cuando el médico sostuvo el estetoscopio en el pecho de Layal durante tanto tiempo. “Kalb” dijo en árabe. “Es su corazón”.  

La pequeña Layal tenía un defecto cardíaco congénito, “un agujero en el corazón” que se habría diagnosticado en un ultrasonido prenatal en un país occidental. Quizás también se hubiera encontrado si Siria, se encontrará en circunstancias normales. Según las estadísticas del Ministerio de Salud sirio, Siria estaba en una fase ascendente de atención médica antes de la crisis actual y la destrucción del sistema de atención médica. Lo que estaba claro era que el corazón de Layal no podía ser curado en Siria.

Este “agujero en el corazón” era un defecto del tabique auricular (TEA), una abertura anormal en la pared entre las cámaras superiores del corazón (las aurículas). Si no se trata, esta condición produciría un flujo excesivo a los pulmones, causando daño pulmonar irreversible, dilatando su corazón y probablemente acortando su vida.

Reem se casó a los 15 años con un agricultor local que cultiva tomates y pepinos. Ella ha pasado por años difíciles y una guerra civil, pero la idea de que el corazón de su linda bebé trabajara tan duro y no fuera capaz de bombear su sangre era más de lo que podía soportar. Ella sintió como si su mundo se oscureciera.

Entonces Reem escuchó de boca en boca a las madres sirias que había esperanza al otro lado de la frontera de su pueblo. Desde junio de 2016, las Fuerzas de Defensa de Israel han ofrecido discretamente asistencia sanitaria a los sirios al otro lado de la frontera. La ayuda fue inicialmente para los heridos en la guerra, pero luego se amplió para incluir la atención médica avanzada que salvó vidas disponible en Israel.

Layal fue una de los veinte niños remitidos a una clínica cardíaca pediátrica en el Centro Médico Baruch Padeh del Hospital Poriya en Tiberíades. El hospital del norte de Israel se asoció con expertos en el Hospital Hadassah en Jerusalén para examinar a los primeros veinte de unos cuarenta niños identificados con problemas cardíacos cerca de la frontera. El Dr. Julius Golender, un cardiólogo pediátrico sénior en el campus Ein Kerem de Hadassah, viajó a Tiberíades y examinó a los pacientes.

“Podemos ayudar a su hija”, le dijo a Reem.

Las lágrimas brotaron en sus ojos cuando el traductor dijo esas palabras en árabe.

Por: Barbara Sofer

Por favor visita http://hadassahlatinoamerica.org/especialistas-cardiacos-hadassah-estan-colaborando-colegas-salvar-ninos-sirios/

Varios niños sirios con problemas cardíacos como Layal han llegado a Hadassah esta semana y han sido tratados con éxito.

(Los nombres de los pacientes y sus madres en esta historia han sido cambiados para protegerlos.)

Los médicos de Hadassah operan a un niño sirio

 

No te pierdas el video de los niños junto con sus madres cruzar la frontera sirio-israelí para ser atendidos en el Hospital Hadassah